¿Y los nietos vivirán peor que los hijos?

Los jóvenes de hoy tendrán una vida peor que la de sus padres, o al menos esta es la percepción que predomina en la sociedad española y que queda reflejada en el informe Las perspectivas vitales de los jóvenes españoles, realizado por la empresa demoscópica MyWord y promovido por la Fundación Felipe González, la Foundation for European Progressive Studies (FEPS), la Fundació laCaixa, Resolution Foundation y Agenda Pública, dentro del proyecto Genera.Foro Intergeneracional.

Así, en el marco del debate sobre si por primera vez una generación va a vivir peor que sus padres, la ciudadanía parece tenerlo claro: el 61,4% considera que los jóvenes de hoy tendrán una vida algo o mucho peor que sus padres, y sólo el 24,1% que será algo o mucho mejor.

[Recibe diariamente los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Los encuestados atribuyen la responsabilidad principal de esta brecha generacional a las políticas de los sucesivos gobiernos del país, así como al contexto internacional: el 93,6% y el 89,7%, respectivamente, consideran que tienen mucha o bastante responsabilidad.

Más allá de señalar los principales responsables, las causas que explican esta ruptura de las expectativas de futuro de los jóvenes están relacionadas principalmente con el empleo: un 83,6% culpa a la mala calidad del trabajo juvenil y otro 75,9% a las altas tasas de desempleo. También se sitúan a la cabeza de este ranking el deterioro de las instituciones y de la calidad democrática (corrupción, …),  el del sistema de pensiones, el aumento de la desigualdad socioeconómica y el aumento de los precios del alquiler.

 

El informe recoge también algunas políticas públicas que pudieran dar respuesta a los retos a los que se enfrentan los jóvenes de hoy. Según el 52,2% de los encuestados, entre las tres prioritarias para asegurar su futuro debe situarse la mejora de la calidad y estabilidad del empleo, y otro 37,7% señala que el foco debe ponerse en la creación de empleo. Entre otras medidas prioritarias se encuentran la mejora del acceso y la calidad de la educación, la lucha contra la desigualdad económica y de género y el asegurar las pensiones futuras de los jóvenes de hoy.

Finalmente, el estudio revela algo todavía más preocupante: cerca de la mitad de los encuestados cree que la actual brecha generacional no es un hecho puntual, sino que considera que los hijos de los jóvenes de hoy también vivirán peor que sus padres. Los cambios en un modelo que ya no es capaz de responder a las expectativas vitales de toda una generación son urgentes, pues solo así se logrará que esta brecha no se reproduzca en las siguientes generaciones.

 

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.