Terrorismo y el lobo solitario

El pasado 14 de julio, Día de la Bastilla en la república francesa, un nuevo atentado paralizó Europa. Un camión embistió a la multitud que celebraba los festejos matando a 84 personas e hiriendo a 202 más.

A pesar de que las primeras informaciones eran dudosas e incluso contradictorias, los informes han concluido que no fue un accidente fortuito y que, en efecto, se trata de un ataque planificado. Un día después, el autodenominado Estado Islámico (Daesh) asumía la autoría de los hechos. A pesar de ello, no se han podido establecer vínculos previos entre el atacante, Mohamed Lahouaiej Bouhlel y Daesh. Las redes corrieron a anunciar que se trataba pues de un lobo solitario. Finalmente, los informes de las fuerzas francesas demuestras que, si bien Lahouaiej no pertenecía a Daesh ni a ninguna célula activa, sí tuvo ayuda en la organización y preparación del ataque.

Así pues, ¿se trata de un lobo solitario? ¿Qué implica si lo es? ¿Supone alguna diferencia que el atacante ejecute un atentado bajo el amparo de la organización o fuera de él?

El problema de base para los analistas de terrorismo es que no existe una definición única y consensuada sobre qué es terrorismo. La ONU tiene una definición distinta de la UE, de la UA o de la OTAN. El motivo es político. La famosa cita de Seymour “el terrorista de uno es el luchador por la libertad de otro” lo dice todo. En lo que sí hay más consenso es en definir acto terrorista: aquél ejecutado sobre civiles con la finalidad de crear terror o de propagar el pánico y la inestabilidad e intentando matar el mayor número posible de personas. Estos actos pueden ser llevados a cabo por grupos, redes u organizaciones o por individuos cuya motivación es político-ideológica. Es en éste último caso en el que se ha popularizado el concepto de “lobo solitario”. La diferencia entre éste y un delincuente cualquiera es la motivación político/ideológica. El delincuente o criminal común (indistintamente de que pueda existir también un componente psiquiátrico o mental) realiza su acto por motivaciones de carácter más personal. Venganza hacia una ex-pareja, ex-jefe o ex-escuela, ansia de poder o conseguir notoriedad individual, por ejemplo. Los ejemplos más claros serían los de adolescentes que entran disparando en sus institutos o francotiradores que disparan en un centro comercial sin otra motivación que la puramente personal.

En cambio, a un lobo solitario se le presupone una motivación política/ideológica, de afinidad hacia unas ideas radicales o que el individuo radicaliza. Como decía el experto del Grupo GESI Alberto Bueno, el ejemplo más claro es el de Anders Breivik. El supremacista noruego asesinó en 2011 a 69 jóvenes que asistían a un congreso de las juventudes socialistas. Breivik argumentó que representaban todo lo que él temía para Noruega: multiculturalidad.

Los casos de lobos solitarios suponen un reto mayor aún para las fuerzas de seguridad e inteligencia puesto que es técnicamente imposible prever las acciones de individuos sin conexiones ni comportamientos claramente agresivos o radicales. Además, la globalización y las nuevas tecnologías han supuesto un avance cualitativo para estos individuos puesto que ahora resulta más accesible conocer información sobre tipos de armas, preparación de artefactos, adquisición de armas no convencionales o conocimiento del escenario en el que atentar.

El atentado en Niza es un claro ejemplo de acto terrorista: conseguir el mayor número de víctimas con los menores recursos posibles. Así fue. Un camión, un mínimo de previsión y conocimiento del escenario, contactos para conseguir las armas y el convencimiento de ejecutar el ataque. Estos actos seguirán siendo uno de los mayores retos a los que nos enfrentaremos en los próximos años y sólo algunos de ellos pueden ser prevenidos socialmente con sociedades más justas, equitativas y de convivencia. Otros, seguirán existiendo siempre y habrá que aprender a convivir con ellos.

Autoría

2 Comentarios

  1. Jaime Bailly
    Jaime Bailly 07-23-2016

    muy interesante la publicación .
    Sea la definición que sea, es aterrador, pensar que hay gente que te puede matar, por mucho que piense que así va a conseguir su libertad. No tengo muchos conocimientos, pero si tengo sentimientos, y uno de ellos es una gran tristeza por el grado de complejos que tiene nuestra sociedad a la hora de con mejor o peor acierto enfrentarnos a este nuevo reto, Me da la sensación que no estamos haciendo nada para librarnos de esta lacra.

    • Sonia Andolz
      Sonia Andolz 07-23-2016

      Muchas gracias por su comentario, Jaime. En efecto, el terrorismo está pensado para crear esa percepción de inseguridad y sentirnos aterrados. Eso es contra lo que podemos luchar en tanto que ciudadanos. Seguir con nuestras vidas, nuestras libertades, nuestra convivencia para no ceder ante la amenaza. No creo que nuestra sociedad, como ud. dice, tenga complejos al enfrentarse al reto. En el caso español, la labor de los grupos de inteligencia de las fuerzas de seguridad es de un nivel altísimo y constantemente se detienen, evitan e impiden acciones sin que el público general llegue a saberlo (precisamente para evitar la innecesaria alarma social). A nivel europeo, hay mucho por mejorar pero Europa sigue siendo, de largo, la zona más segura del mundo. Debemos mantener eso en mente.. gracias

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.