Si no hay acuerdo constructivo, investidura automática

En los últimos días, muchos politólogos y constitucionalistas andamos discutiendo cuál debe ser el comportamiento del Rey en la actual situación. He mantenido que la Constitución, en su artículo 99.4, obliga al Jefe del Estado a plantear nuevas propuestas. Esto es, de modo imperativo dispone que “se tramitarán sucesivas propuestas.”

He recibido amables y fundamentadas críticas, que agradezco sin que me convenzan. Unos me reprochan la interpretación misma. Donde yo veo una obligación para el monarca, otros ven la habilitación a Felipe VI para que, si lo considera oportuno, presente nuevas candidaturas al  Congreso. Y añaden que, como no es obligatorio, no tiene que proponer un nuevo candidato a la presidencia del Gobierno si no tiene posibilidades de obtener el número de votos imprescindibles de los diputados. Otros, sin desmentir que la interpretación del precepto sea correcta, en su carácter imperativo, me critican que no lo contextualice en el conjunto de normas constitucionalidad ni considere su finalidad última.

No pretendo polemizar, y por eso sus discrepancias las reduzco aquí a meros apuntes. Menos aún voy a abundar en mis argumentos, por el mismo motivo. Si, como es patente, ese precepto constitucional admite interpretaciones diversas, hay que pensar en sustituirlo. Como cuestión previa, debo decir que creo compartir con mis contradictores y sin embargo amigos la impresión de que no tiene sentido que el Rey vaya proponiendo nombres para que se estrellen en el Congreso. A partir de ahí, sugiero que pasemos del debate sobre la interpretación más correcta a la discusión acerca de una alternativa más razonable. Se me ocurre abrirla con una, para que la fiesta constitucionalista no decaiga.

Introduzcamos plazos y automatismos, para que se aclare lo que el Rey puede hacer y lo que debe hacer, y hasta cuándo dura su papel en la investidura. Así que, por decir algo, sugiero un nuevo artículo 99.4 inspirado en el sistema de elección de alcaldes. Debería empezar diciendo: “Si pasados tres meses de la constitución del Congreso surgido de las elecciones no se otorgase la confianza en los términos previstos en los apartados anteriores, el Rey nombrará presidente al diputado designado por el grupo parlamentario con mayor número de escaños en el Congreso.”  Con ello se establecería un incentivo para los demás grupos, en el sentido de ponerles en la tesitura de, o bien acordar entre ellos candidatura alternativa, o tener que aceptar el automatismo que castigaría su incapacidad para construir alternativa.

Podríamos añadir cautelas. Una, obvia, de previsión de un posible empate: “Si existiera un empate en el número de escaños de los dos mayores grupos parlamentarios, lo designará el grupo que represente el mayor número de votos. Otra más, destinada a penalizar a los que no asuman la iniciativa en la fallida investidura inicial: “No podrá ser designado ni propuesto ningún diputado que hubiera rechazado la propuesta del Rey prevista en los apartados anteriores.” No parece razonable permitir que quién no se ha molestado en buscar acuerdos, ni se haya atrevido a enfrentarse al voto de investidura, reciba el premio del nombramiento real. Tal persona no sería la idónea para dirigir un gobierno.

Un cambio como el que se propone acotaría la discrecionalidad del Rey hasta la primera investidura. Si esta fracasa, la salida la da el automatismo de la Constitución. Se evita la incertidumbre de repetir elecciones que pueden dar lugar a la reiteración del bloqueo en el que estamos ahora. Promueve líderes capaces de tejer alianzas en entornos políticos fragmentados y polarizados. Y evita la tentación de recurrir a la prima de mayoría: el regalo absurdo de escaños, hasta alcanzar la mayoría absoluta, a quienes no los han conseguido de los votantes. En los tiempos que corren, no conviene una rebaja de proporcionalidad.

Autoría

2 Comentarios

  1. Covadonga Lopez Alonso
    Covadonga Lopez Alonso 03-12-2016

    De acuerdo con el analisis

  2. Andreu
    Andreu 03-12-2016

    Me ha gustado mucho la reflexión y la propuesta. Gracias y un saludo

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.