Referéndum en el Kurdistán iraquí: el tiempo de las negociaciones se ha agotado

Tres fueron los días que el presidente kurdo, Masoud Barzani, otorgó al Gobierno central de Irak para negociar. “Ofrecedme una alternativa clara al referéndum en tres días o votaremos”. Sin embargo, el avance de las conversaciones entre Bagdad y el líder del Partido Democrático del Kurdistán (KDP)  no han evolucionado en un sentido positivo.

El pasado miércoles Barzani aseguró ante las 20.000 personas concentradas en el estadio de la provincia kurdo-iraquí de Suleimani, el bastión de la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK), que el referéndum del próximo 25 de septiembre “será pionero cuando votemos si por la independencia”. Por su parte y ante Naciones Unidas, el presidente iraquí, Nouri al-Maliki,  rechazó  cualquier alternativa respaldada internacionalmente para el referéndum. El primer ministro iraqui, Haider al-Abadi, dio un paso más asegurando que rechazan el referéndum “ahora y el futuro ya que es una amenaza contra la unidad de Irak”.

Mientras la tensión entre las diferentes partes aumenta a medida que el día del referéndum se aproxima, los actores regionales comienzan a posicionarse en el tablero político: el pasado lunes las fuerzas armadas turcas iniciaron un simulacro militar en la frontera iraquí, después de que el primer ministro turco, Binali Yildirim, asegurara que el planeado referéndum kurdo es una cuestión de seguridad nacional y advirtió que Turquía tomará las medidas necesarias para responder a la propuesta de voto. Del mismo modo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, consideró el miércoles la imposición de sanciones en el norte de Irak. Sin embargo, los fuertes vínculos económicos entre Ankara y el Gobierno Regional del Kurdistán (KRG) han obligado a Erdogan a mostrar cierta moderación en la oposición total al referéndum.

La prioridad del Gobierno islamista de Erdogan es desmembrar las estructuras del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y su aliados en Siria, la Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG). Ambas se oponen al KRG, que ha tendido la mano a Ankara para, desde su territorio, bombardear frecuentemente las bases del PKK desde el pasado mes de julio de 2015.

Por su parte,  Dmitry Peskov, portavoz presidencial de Rusia, afirma que “la posición de Rusia es la que está a favor de la integridad territorial de los estados regionales” y que “no le gustaría comentar si los resultados de la votación serán reconocidos”:

La firma rusa de energía Rosneft y el Ministerio de Recursos Naturales del Gobierno Regional de Kurdistán firmaron un acuerdo de más de mil millones el pasado lunes para extender un gasoducto de la Región a Turquía pese a que el primer ministro del KRG, Nechirvan, afirmó que el acuerdo no está relacionado con el referéndum. Se espera que la tubería sea capaz de transportar 30 mil millones de metros cúbicos (bcm) de gas de la región del Kurdistán.

Quien si parece estar a favor de la dependencia del Kurdistán iraquí es Israel, que tiene importantes intereses económicos en la zona. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, definió como “esfuerzos legítimos del pueblo kurdo” el camino emprendido “para lograr su propio Estado”. Sin duda, un Estado Kurdo podría sentar las bases para una importante alianza en un entorno hostil para el Estado sionista además de ejercer un peso importante a la influencia chíi en la región.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.