¿Qué se les ha perdido a las empresas en la Agenda de Desarrollo Sostenible?

Mientras muchos estados apenas están comenzando a desperezarse con la puesta en marcha de la Agenda de Desarrollo Sostenible, una parte del sector privado ha acogido sus objetivos como un elemento clave para la generación de valor a largo plazo. De esta manera, el Observatorio de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y Sector Privado liderado por la Fundación Bancaria ‘la Caixa’ ha presentado un nuevo informe sobre el papel de las empresas españolas en la implementación de la Agenda 2030, traducida en 17 objetivos. A su vez, el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la misma fundación, publicará en las próximas semanas un análisis sobre el sector, poniendo el énfasis en la incidencia que la Agenda de Desarrollo Sostenible ha tenido en la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), en el rol que las empresas tienen en la puesta en funcionamiento de la Agenda y, lo que es más importante, en los ejemplos de empresas españolas que ven en esta apuesta una hoja de ruta compatible con sus objetivos empresariales y -también- una oportunidad de negocio.

No son éstos los únicos esfuerzos realizados en los últimos años con el fin de estimular la participación de las empresas en esta apuesta global. El Pacto Mundial de Naciones Unidas ha publicado numerosos estudios y guías para asesorar al sector privado, el Senado español dedicó una sesión especial al papel de las empresas en este marco de desarrollo y numerosas empresas están liderando una apuesta por la innovación y la transformación hacia una economía más verde.

Empresas y Desarrollo Sostenible: de controlar riesgos a ser un actor de promoción

Nada es casual. La relación y compromiso entre las empresas y los organismos internacionales han evolucionado en los últimos años y la motivación principal se basa, por un lado, en la realidad de que la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) promovida por los gobiernos nacionales no es suficiente para financiar y garantizar el cumplimiento de estos desafíos; y, por otro, en el hecho de que esta apuesta puede ser una oportunidad de negocio y transformación para las empresas.

Así, las fundaciones privadas gastaron 23.900 millones de dólares en desarrollo durante el periodo 2013-2015 (*), equivalentes al 5% del volumen de la AOD. Las contribuciones filantrópicas desempeñan un papel importante en sectores como la salud. Por ejemplo, en este periodo temporal el apoyo de estas instituciones fue la tercera mayor fuente de financiación para los países en desarrollo, detrás de los Estados Unidos y el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria.

La forma en la que el sector privado debería participar en el desarrollo sostenible ha ido cambiando con el tiempo. En 1999, el Pacto Mundial de Naciones Unidas estableció una base mínima sobre 10 principios suscritos por numerosas empresas, como primer paso para un compromiso ético y responsable, establecido bajo principios de do not harm, esto es, más centrado en la gestión de riesgos propios de la acción empresarial –laborales, ambientales, contra la corrupción– que en la generación de oportunidades para el desarrollo.

[Recibe diariamente los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

Tres años más tarde, como recuerda un artículo del Cidob, en las resoluciones del Consenso de Monterrey sobre financiación para el desarrollo se cita nueve veces al sector privado, pero siempre en términos de la necesidad de un entorno propicio, el uso de mecanismos de financiación privada y la consulta y el diálogo. No fue hasta el año 2011, en el documento de resultados del Foro sobre Eficacia de la Ayuda en Busan (Corea del Sur) cuando este primer impulso evolucionó hasta compromisos para «permitir la participación del sector privado en el diseño y la implementación de políticas y estrategias de desarrollo», así como para potenciar “aún más los mecanismos financieros innovadores para movilizar la financiación privada hacia objetivos comunes de desarrollo”. Más recientemente, la agenda de acción de Addis Abeba, aprobada en 2015, hace un «llamamiento para que todas las empresas dediquen su creatividad e innovación a resolver los problemas relacionados con el desarrollo sostenible (…) a participar como socios en el proceso (…), a invertir en áreas críticas (…) y a adoptar modalidades de consumo y de producción más sostenibles». Será definitivamente la llamada Agenda 2030, traducida en ODS, donde aparece un rol definido del sector privado, tanto en la deliberación de la misma como en su implementación posterior.

“Personalmente, os pido que entréis en acción”, explicitó Ban Ki-moon a una representación de empresas españolas durante un encuentro organizado por la Red Española del Pacto Mundial que tuvo lugar en Madrid. Es, en efecto, a partir de la Agenda 2030 cuando Naciones Unidas incluye definitivamente a las empresas en el elenco de actores clave para la consecución de los ODS: “La actividad empresarial, la inversión y la innovación privadas son los grandes motores de la productividad, del crecimiento económico inclusivo y de la creación de empleo”. De esta manera, Naciones Unidas “exhorta a todas las empresas a emplear la innovación y su creatividad para resolver los problemas relacionados con el desarrollo sostenible”.

De hecho, dos de los ODS interpelan directamente al sector privado: para fomentar el trabajo decente y el crecimiento económico (meta 8) y para promover la industria, la innovación y la infraestructura (meta 9). Además, el sector privado está relacionado indirectamente con buena parte del resto de los objetivos  (alcanzar la igualdad de género, luchar contra el cambio climático, acceso a la energía, etcétera), que necesitan de su concurso para lograrse.

ODS y empresa: recomendaciones para la acción en España

En España, el sector privado ha liderado la puesta en marcha de la Agenda elaborando informes e iniciativas a través del Pacto Mundial, la Red de Desarrollo Sostenible y otras organizaciones empresariales, como el Observatorio del Sector Privado y ODS, o diferentes guías y premios. En este contexto, empresas como Mapfre, Mercadona, Iberdrola y  Telefónica han acometido el posicionamiento coherente de su modelo de negocio con los ODS.

En un estudio de Forética se afirma que “en cuanto al posicionamiento de las empresas del Ibex 35, prácticamente todas ya incluyen, en sus discursos y aspiraciones, alusiones a los ODS y la importancia de su integración en la estrategia de negocio. Un porcentaje menor (75%) visibiliza esos esfuerzos en ejercicios más o menos elaborados de puesta en práctica de tal concienciación9”.

Como se puede comprobar, buena parte de las empresas del Ibex conoce la Agenda y se está alineando con ella. Sin embargo, si ampliamos el foco, especialmente a las pymes, encontramos un mayor desconocimiento y algunas resistencias para su implantación; en muchos casos, por la falta de medios para llevarla adelante. Por ello, se requiere una mayor difusión de la Agenda entre las empresas, así como establecer un banco de buenas prácticas e instrumentos y modelos de implantación que estimulen a las empresas, incluyendo las de menor tamaño, a continuar por este camino.

Al mismo tiempo, es necesario que los poderes públicos introduzcan incentivos relacionados con los ODS en las normativas de contratación.

Finalmente, estos procesos deben superar la dinámica establecida en algunas políticas empresariales de RSE que los circunscriben sólo a un departamento (‘Marketing’, Comunicación o Responsabilidad Social Corporativa) y deben ser los consejos de Administración y los máximos responsables empresariales quienes lo lideren. Queda camino por recorrer para que las empresas se conviertan en un instrumento de soluciones innovadoras que den respuesta a los retos de esta agenda sostenible y global, y para que se constituyan en catalizadores de financiación adicional, pero se han dado pasos firmes en esa dirección. En su consolidación real residirá buena parte del éxito.

(*)

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.