Podemos y la regeneración democrática

El fenómeno Podemos, como a muchos profesores e investigadores que nos encontramos trabajando fuera de nuestro país, me pilló un tanto por sorpresa. Durante su génesis y crecimiento inicial yo estaba donde aún estoy: en Harvard. El interés fue creciendo y colegas del MIT, en el contexto de un curso puntero sobre cómo las nuevas tecnologías pueden transformar la política, me animaron a estudiar a Podemos. En Harvard, colegas vinculados al ámbito de la Ciencia Política me pidieron que explicara el fenómeno en sus seminarios. Y un día, el mejor estudiante de su promoción, que había obtenido la prestigiosa beca Frederick Sheldon Traveling Fellow de Harvard, para dedicarse un año a investigar sobre el tema que quisiera en el lugar del mundo que quisiera, me pidió que le dirigiera su investigación sobre Podemos.

A partir de ahí actué como normalmente se actúa por estos lares. En primer lugar, elegí el aspecto que me parecía más relevante dentro de mi ámbito de interés sobre Podemos: el modelo de participación ciudadana y sus efectos sobre la regeneración democrática. En segundo lugar,  contacté con la que considero la mayor experta mundial en esta materia, Beth Noveck, Directora del  prestigioso Governance Lab de la NYU e impulsora de la Open Government Initiative en la Casa Blanca. En tercer lugar, contacté con quienes podían facilitarnos la información relevante para nuestro objeto de estudio, a saber: los propios dirigentes de Podemos. Hasta ese momento yo no conocía ni a Beth Noveck ni a Pablo Iglesias. A día de hoy, los dos forman parte de un proyecto en el que ya llevamos trabajando más de un año. En él, Podemos abre sus entrañas organizativas a los académicos que, más allá de estudiarles, les aportamos nuestro conocimiento experto en base a recomendaciones que ellos implementan con una clara voluntad de mejora.

Dicho proyecto, por su naturaleza académica, se concibió y se desarrolla ajeno a las filias y fobias de la coyuntura política española. Cuando desde Agenda Pública se pusieron en contacto hace unos días y me pidieron que escribiera un artículo sobre este asunto, me pareció interesante compartir con los lectores algunas reflexiones sobre el modelo de participación ciudadana de Podemos y sus efectos sobre la desafección política y la regeneración democrática.

Primera reflexión: Podemos ha decidido apostar por el uso generalizado de las nuevas tecnologías y eso le permite superar las limitaciones tradicionales de la democracia directa en una sociedad contemporánea como la nuestra, aunque no sus riesgos, fomentando un modelo de participación más intensivo y extensivo.

Segunda reflexión: Podemos eleva el concepto de participación ciudadana de la deliberación a la acción. En un primer nivel participar es sinónimo de opinar, debatir y votar pero, en un segundo nivel, también es sinónimo de diseñar e implementar acciones, proyectos o iniciativas. En el primer caso no es necesario levantarse del sofá pero, en el segundo, sí. Podemos, a diferencia del resto de partidos, promueve un modelo de participación que se mueve en ambos planos.

Tercera reflexión: Podemos, a través de iniciativas como Impulsa, ha decidido no esperar a gobernar para predicar con el ejemplo apoyando económica y logísticamente iniciativas emprendedoras ciudadanas que busquen construir una sociedad más justa, igualitaria y democrática.

Cuarta reflexión: Podemos, a través de iniciativas como el Banco de Talentos, ha sido capaz de generar espacios de participación multimotivación que pueden interesar al ciudadano tanto en el plano personal como en el plano profesional y que favorecen una implicación más efectiva y sostenible de los mismos en el tiempo.

En definitiva, el modelo de participación ciudadana de Podemos ayuda a reducir la desafección política y favorece la regeneración democrática. Y lo hace porque el uso generalizado de las nuevas tecnologías permite fomentar una participación multimotivación más intensa y sostenible en el tiempo que conlleva tener que levantarse del sofá y que no pone como excusa no estar en el gobierno.

La radicalidad democrática no se improvisa. En Podemos creen de verdad en la fuerza del conocimiento colectivo (que ahora está de moda llamarlo crowdsourcing) y en que 1000 personas piensan mejor que 5. Pero lo que tampoco se improvisa es la gestión de esta radicalidad democrática y, en este sentido, el mayor reto que tiene Podemos sobre la mesa es diseñar un sistema que les permita procesar, de manera sistemática, el gran volumen de información que genera un modelo de participación tan exigente.

Para mejorar nuestra democracia hay que creer en la fuerza y sabiduría colectiva, pero también hay que tener la modestia y el coraje de aprender a promoverla, escucharla y respetarla. Y esto último no se aprende en las aulas.   

Autoría

4 Comentarios

  1. Joaquin Molins
    Joaquin Molins 07-01-2016

    Buenos días
    Me interesa especialmente la tercera reflexión sobre el proyecto impulsa: como ya gobierna en ciudades importantes, has contrastado lo que dicen sus dirigentes con buenos espacios de participación coudadana que superen las paradojas de los procesos participativos anteriores? El apoyo económico que presta podemos a estos proyectos proviene de fondos públicos?

    • Yoli
      Yoli 07-01-2016

      En respuesta a tu pregunta sobre el proyecto Impulsa de Podemos , te aclaro , los fondos para este proyecto provienen de Podemos , todos los representantes de Podemos que hoy en dia estan en las instituciones , entregan a Podemos una parte de lo que cobran (todo lo que exceda de 3 salarios minimos ) y es con estos fondos con lo que se financia el proyecto impulsa ,espero haber solucionado tus dudas

  2. Dani
    Dani 07-01-2016

    Buenas,
    Muy buen artículo, muestra las buenas intenciones y el formato de la nueva política. Y no se puede negar el éxito en las grandes ciudades donde ya gobierna.
    Así y todo, tengo muchas dudas sobre su modelo económico.
    Partiendo de la referencia de construir una sociedad más justa, igualitaria y democrática…debo decir, en mi humilde opinión, que el principio de equidad debe regir nuestra sociedad, y no tengo la impresión de que Podemos tenga demasiado claro ese concepto. Su programa económico no veo como se ajusta a estos términos, sino más bien a un modelo genérico y socialitario, donde los paradigmas del talento, no tienen cabida. No veo en su programa ningún tipo de apoyo económico al éxito empresarial, ni al fomento de los nuevos formatos de crecimiento económico, startups, etc… dentro del actual marco social.
    En otro orden de cosas, la aportación social, pienso es necesaria, aunque ralentiza la toma de decisiones y pierde eficacia y eficiencia en su implementación, de ahí lo trascendental de seleccionar eficazmente los sujetos que deben conformar el crowdsourcing.
    Saludos,

  3. Dani
    Dani 07-01-2016

    Un ejemplo de lo que he comentado anteriormente es la intervención de Segundo González, representante de Podemos, en el último debate electoral sobre Startups. Desde la asociación reclaman, cito textualmente: la mejor forma de ayudar a este sector no es con más subvenciones, sino eliminando las trabas.
    Aquí les dejo el resumen de lo comentado, si se me permite adjunto link: http://www.asociacionstartups.es/noticias/el-apoyo-a-las-startups-consigue-poner-de-acuerdo-a-los-principales-partidos-políticos

    Considero que hay saber focalizar y atender las necesidades prioritarias, ya habrá tiempo de reconducir la raíz del problema.

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.