Nota informativa del IPC (enero-2018)

La tasa anual del IPC general bajó del 1.1% de diciembre al 0.6% en enero, sorprendiendo a la baja al consenso de analistas. Sin embargo, y desde el punto de vista del análisis económico, la magnitud que debe tomarse como referencia es el índice subyacente, aquel que descuenta del IPC general los precios relativos a los alimentos frescos y de la energía y que durante este mes de enero se mantuvo en el 0,8%. Técnicamente, podemos decir que la tasa anual del IPC general oscilará alrededor de la tasa anual del IPC subyacente que es una señal más firme y estable sobre la evolución de precios (gráfico 1). 

 En este mes de enero dos cuestiones son destacables:

1. Dentro del IPC general, el precio de la electricidad bajó este enero un 5.17% mientras que en enero del pasado año subió un 8.79%, conllevando un recorte en la tasa anual del índice eléctrico de 12.8 pp.  Al igual que elevó de forma transitoria la tasa anual en enero de 2017, la ha reducido en 2018, de tal manera que casi toda la corrección entre diciembre y enero tiene como origen esta subclase. Como consecuencia de la magnitud de estas variaciones y el elevado peso de la electricidad, el IPC general en enero se vio influido de forma transitoria a la baja.

Del mismo modo, según nuestras previsiones, el precio de la electricidad habría subido en febrero de este año un 1.5%, frente al muy notable descenso del 11.9% de febrero de 2017, eso significa que la tasa anual recuperará 14 pp. en el dato de febrero (gráfico 2 incluye previsión para febrero). En gran parte debido a este hecho el IPC general previsto para febrero se elevaría al 1.0%. 

2. En cuanto al IPC general y al índice subyacente, en enero de 2017 el INE puso en marcha un cambio metodológico de calado. Tan relevante resulta este cambio que las series hasta diciembre de 2016 y las posteriores no son completamente homogéneas, y aunque este cambio metodológico posibilita la continuidad de la serie, las tasas anuales entre enero de 2017 y noviembre de 2017 deben leerse con cautela. A partir de diciembre de 2017 las tasas anuales vuelven a ser homogéneas (gráfico 3).   

Así pues, no se puede deducir ni interpretar nada de las tasas anuales del IPC o IPCA durante el año 2017 sin considerar este hecho. Comparando con la eurozona, haciendo abstracción del año 2017,  según los últimos dos datos de diciembre y enero, la inflación española se mantenía algo por debajo (ver Gráfico 4). Esto supone, mantener una tendencia de ajuste de precios que se iniciara prácticamente desde el estallido de la Crisis Financiera.

En definitiva, la tasa anual del IPC general de enero está muy influida, de forma transitoria y a la baja, por el precio de la electricidad. Resulta conveniente pues considerar el índice subyacente para el análisis económico. Por otro lado, debe tomarse con cautela las tasas del período enero-noviembre 2017 por no ser completamente homogéneo como consecuencia del cambio metodológico aplicado por el INE. Sin embargo, a partir de diciembre 2017 los datos vuelven a ser son homogéneos. Estos datos, por otra parte, nos vuelven a mostrar una inflación que se mantiene por debajo de la media de la eurozona.

Este análisis y sus gráficos también han sido elaborados por Combarro

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.