Los programas electorales ante el trilema del Estado de Bienestar

El prestigioso sociólogo británico, Peter Taylor-Gooby, sugería que el reto principal que afrontan quienes defienden un Estado de Bienestar responsable y eficiente, articulado a través de políticas sociales, puede ser formulado como un trilema. Por un lado debe ser inclusivo, sin dejar fuera a ningún grupo social. Cada ámbito de política social debe ser también eficaz para lograr sus objetivos, tarea que puede resultar compleja si se quiere atender a todos los miembros de la sociedad, con necesidades diversas, en un contexto de recursos finitos. Por último, estas políticas deben conseguir el apoyo de un número suficiente de ciudadanos, lo cual resulta con frecuencia complejo debido a la fragmentación de las preferencias del electorado. Así, los partidos políticos son generalmente capaces de satisfacer dos de los ingredientes del trilema en sus propuestas programáticas, pero les resulta considerablemente más difícil abordar adecuadamente los tres.

Los partidos políticos españoles no escapan a este reto, por lo que ante las elecciones generales del próximo día 20 nos hemos preguntado cómo los cuatro principales partidos que compiten por el gobierno han abordado este trilema en sus programas electorales.

El ámbito de la sanidad no ha sido particularmente visible durante la campaña. Desde un enfoque continuista, el PP plantea propuestas que confía le acerquen a profesionales sanitarios (frecuentemente opuestos a sus reformas durante los últimos años) y pacientes (a los que promete una mayor libertad en la elección de médico y centro sanitario). El programa de Ciudadanos enfatiza la introducción de consideraciones de coste-efectividad, un mayor papel de los pacientes en la determinación de su tratamiento y la reducción de las desigualdades en los recursos dedicados a la sanidad en las CCAA, sin cuestionar la esencia de las reformas introducidas por el PP, incluyendo la exclusión de los inmigrantes indocumentados del rango de cobertura del Sistema Nacional de Salud (SNS). El PSOE reivindica la paternidad de un SNS universalista, descentralizado y equitativo, radicalmente alterado por las reformas del PP. Se compromete a restablecer su ethos universalista y propone una serie de reformas que mejoren su eficiencia. El programa de Podemos resulta, por contraste, relativamente vago, concentrándose fundamentalmente en revertir las tendencias hacia una creciente presencia de la iniciativa privada en sanidad.

Tras desentenderse de la aplicación de la Ley de Dependencia durante la legislatura (argumentando que no era sostenible) y debilitar el sistema de Servicios Sociales, el PP promete reforzar estos ámbitos de políticas sin precisar como lo haría. Ciudadanos enfatiza la necesidad de racionalizar el sistema, redefiniendo competencias entre administraciones (recentralización de la regulación hacia el gobierno central y desconcentración de la gestión hacia los municipios). El PSOE incluye la construcción de un sistema coherente de Servicios Sociales, incluyendo la atención a la dependencia, en el marco de su propuesta de reforma constitucional y clarificación del modelo de financiación autonómica. Podemos aborda esta cuestión de un modo extremadamente genérico, apuntando tan solo su voluntad de revertir la situación al contexto pre-crisis, sin especificar cómo ser haría esto, ni cuáles serían sus objetivos finales.

Las elecciones se celebran en un contexto de incipiente mejora económica, en que se vislumbra un horizonte de creación de empleo (de momento, fundamentalmente precario), pero en el que también muchas personas continuarán sufriendo situaciones de extremada vulnerabilidad socio-económica. Ante este escenario tres partidos han apostado por mejorar el sistema de Garantía de Rentas para ofrecer cobertura a colectivos con bajos ingresos, o sin ellos (PSOE y Podemos), o complementado los ingresos de trabajadores con bajos salarios (Ciudadanos). Estas propuestas tratan de responder a los fallos de un sistema de protección social que, ante una situación de grave crisis, se ha mostrado incapaz de proteger a grupos con trayectorias laborales cada vez más discontinuas, permitiendo un incremento de la desigualdad por empobrecimiento de muchas personas que vivían ya en riesgo. El PP, por su parte, empecinado en confiarlo todo a la creación de empleo, propone gestionar estas situaciones con iniciativas puntuales de emergencia social y subvenciones a entidades del tercer sector que atienden a los más desfavorecidos.

PSOE, Podemos y Ciudadanos recuperan algunos de los planteamientos de expansión de las políticas de familia e infancia que se habían empezado a desarrollar en las legislaturas de José L. Rodríguez Zapatero. Así, el PSOE incorpora a su propuesta de Ingreso Mínimo Vital una prestación por hijo a cargo para erradicar la pobreza infantil severa. Podemos no le va a la zaga, bonificando su Renta Garantizada en función del tamaño del hogar. Ciudadanos refuerza las ayudas a familias trabajadoras con niños en su Complemento Salarial, aunque las características de su propuesta impedirían proteger a los niños en hogares de parados de larga duración. Estos tres partidos se comprometen a expandir la escuela infantil 0-3, aunque las fórmulas difieren. PSOE y Podemos apuestan por la universalización. Ciudadanos prefiere administrar cheques finalistas para que las familias puedan pagar las cuotas que les corresponda por estos servicios. Los tres partidos hablan asimismo de instaurar más o menos gradualmente permisos parentales iguales e intransferibles, con el objetivo de promover la corresponsabilización de los varones en las tareas de cuidado y combatir la discriminación de género en el mercado laboral. Solo el PP se mantiene al margen de estas recetas, apostando por un Plan de apoyo a la maternidad para las mujeres que quieran ser madres y estén en situación de dificultad, reconocer la maternidad con complementos de pensiones, o potenciar deducciones fiscales a distintos perfiles familiares.

En suma, el empeño del PP no es resolver el trilema. Lo fía todo a la creación de empleo que, según afirma, es la política social más eficaz. Esto satisface a la parte de su electorado que no ha sufrido los estragos de la crisis y considera que ha conseguido lo que tiene gracias a su esfuerzo. Si el PP se preocupara por la inclusión, sería el reconocimiento explícito de que ha sido ineficaz porque ha creado muy poco empleo y de mala calidad.

Ciudadanos pide que confiemos en que sus propuestas económicas reformistas, avaladas por reputados gurús, terminaran por crear empleo. Sin embargo, la inclusión tampoco parece una prioridad para Ciudadanos, puesto que no recoge propuestas para las personas que no consigan subirse a este carro. Prefiere apelar a un electorado que solo acepta que pueda ayudarse al que “se lo haya ganado”.

Podemos propone un sistema más inclusivo para tratar de conectar con el electorado que más ha sufrido con la crisis, pero le cuesta sobremanera resultar convincente en la dimensión de la eficacia por su inexperiencia de gestión en las administraciones, sus sucesivas rectificaciones programáticas, la vaguedad de su programa y porque no aclara de dónde obtendrá los ingentes recursos necesarios para financiarlas.

Finalmente, el PSOE ha retomado el camino de buscar políticas inclusivas dirigidas a la mayoría social. En términos de eficacia ha hecho un esfuerzo por cuantificar el coste de sus propuestas y al leer el programa no puede dudarse de que conoce los fallos del sistema actual. Pero pugna contra una credibilidad puesta en duda, con más o menos justicia, por la gestión que hizo de la crisis. Asume, además, cierto riesgo electoral apostando por un Estado de Bienestar orientado a las clases medias, pero a las que advierte que no podrá bajarles los impuestos porque debe conseguir recursos suficientes para reenganchar a los dammificados por la crisis.

En este artículo también han participado Pau Marí-Klose y Javier Moreno

Autoría

2 Comentarios

  1. Covadonga Lopez Alonso
    Covadonga Lopez Alonso 12-20-2015

    Excelente articulo y, a su vez, algo inquietante la indefinicion de los partidos para abordar el grave problema de cómo lograr un estado de bienestar justo.

  2. Luis Moreno
    Luis Moreno 12-20-2015

    Análisis muy útil para los votantes en el día de hoy…

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.