La Unión Europea, nuestro ‘cisne negro’

Es 9 de mayo y se cumplen 68 años de la interpretación, por parte del entonces ministro francés de Asuntos Exteriores, Robert Schuman, de la Declaración que lleva su nombre. En este texto, el Gobierno francés proponía la puesta en común de las producciones de carbón y acero para hacer materialmente imposible una nueva guerra convencional contra Alemania. Se iniciaba así el proceso de integración europea.

La Unión de Estados europeos es rara avis in terris nigroque simillima cygno, empleando la expresión del poeta Juvenal, o un sistema político tipo cisne negro. Siguen sorprendiendo sus rasgos atípicos y su gran impacto en las vidas de sus ciudadanos. Una de sus más relevantes singularidades es el Presupuesto.

[Recibe diariamente los análisis de más actualidad en tu correo electrónico o en tu teléfono a través de nuestro canal de Telegram]

El Estado de Bienestar es un invento europeo, y la UE el sistema político con mayor gasto social. La media de protección social es del 28% del Producto Interior Bruto y el porcentaje más bajo, el de Irlanda, el 20,6%; el mayor, el francés, del 33,9%. Sin embargo, el Presupuesto de la Unión representa una parte muy pequeña del gasto público total, en torno al 2%, equivalente a menos del 1% de la Renta Nacional Bruta (RNB). Con este volumen de recursos, son esencialmente retóricos los objetivos redistributivos de políticas como la agraria o la de cohesión, a las que se destinan, en el actual marco financiero plurianual (MFP) 2014-2020, casi tres cuartas partes de los recursos.

Esta incapacidad para poner en práctica la idea de solidaridad a escala europea se agrava con el cambio de racionalidad de la política regional. A partir de 1999, en preparación para las ampliaciones a países de Europa central y oriental iniciadas en 2004, y en mayor medida a partir de 2014, la lógica de convergencia, entendida como reducción de las diferencias entre territorios y como estímulo al desarrollo de las regiones más desfavorecidas, se sustituye por el objetivo de competitividad de la Unión en su conjunto. Este último se persigue a través de una mayor inversión en los territorios donde pueda probarse ex ante capacidad institucional suficiente para la ejecución de fondos y la obtención de resultados. Como se conoce -entre otras mediciones, por el índice europeo de calidad del gobierno (EQI)-, estas capacidades distan de ser homogéneas, y las instituciones supranacionales no disponen de competencias para mejorarlas.

El pasado 2 de mayo, la Comisión presentó la propuesta de MFP para el próximo periodo 2021-2027. Tiene luces. Dejando aparte el impacto del Brexit, se rompe la tendencia a la reducción del tamaño del Presupuesto. Se propone que los créditos de pago representen el 1,08% de la RNB. Se plantea añadir nuevos “recursos propios”, diversificar las fuentes de ingresos, incluido un tipo de referencia del 3% aplicado a la nueva base imponible consolidada común del Impuesto de Sociedades. Otras dos novedades son el aumento de la flexibilidad para poder hacer frente a necesidades imprevistas, como las surgidas en 2015 con la crisis de los refugiados, y la vinculación del gasto a deficiencias “generalizadas” en el Estado de Derecho en los países miembros, pudiendo suspenderse o reducirse el acceso a la financiación europea de manera proporcional a la naturaleza y gravedad de estos incumplimientos nacionales.

Mucho ha llovido desde la creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) en 1951, pero la cita más repetida de la Declaración Schuman (“Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho”) sigue mostrando ante el espejo la gran debilidad y limitación de la UE, la insuficiente “solidaridad de hecho”; incluso tras la Gran Crisis y el reforzamiento de las actitudes igualitarias entre 2008 y 2016 en casi todos los estados miembros, según muestran los datos de la Encuesta Social Europea. El único caso desviado preocupante es Polonia, donde estas actitudes igualitarias descendieron desde 2008 casi cinco puntos.

Para terminar, a falta de la negociación entre el Parlamento Europeo y el Consejo, el Presupuesto de la UE no aumentará sustancialmente en los próximos siete años, y la Unión seguirá siendo un cisne negro. Protegerá los Estados de bienestar nacionales, mientras sus ciudadanos así lo prefieran, pero no servirá para materializar la idea de solidaridad a nivel europeo. Todavía no se dan las condiciones para ello; bien sabía el Gobierno francés en 1950 que ese momento tardaría mucho en llegar.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.