La pregunta de Unió, el proceso y las terceras vías

Los resultados de las elecciones municipales en Cataluña, más allá de las explicaciones en clave local,  si una cosa han puesto de manifiesto es la enorme pluralidad de la sociedad catalana. Y aunque ciertamente no faltan las lecturas simplistas e interesadas que las interpretan de acuerdo con la política de bloques,   lo cierto en que la mayor parte de electores vota teniendo en cuenta múltiples factores y está posicionado en las múltiples facturas sobre las que se articula la vida política,  y no sólo en una de ellas.  Sobre esta cuestión profundizaré otro día.   Hoy lo único que me interesa subrayar es que en Cataluña no solo hay soberanistas o antisoberanistas, personas de izquierdas o de derechas y partidarios de la vieja o de la nueva política, sino personas con posiciones diversas en cada una de estas fracturas  que además no son dicotómicas.

Dicho esto,  a nadie se le escapa que una de las cuestiones sobre las que ha pivotado el debate político en Cataluña en los últimos años ha sido  la cuestión nacional, o más bien el encaje (o desencaje) de Cataluña en España. Lo que en términos domésticos hemos dado en llamar el proceso.  Es por ello que el proceso parece haberse convertido en lo que en ciencia política denominamos un “salience issue”,  lo que viene a algo así como el tema más importante.  Aunque en realidad,  el tema parece ser más importante para los (algunos) partidos que para los votantes porque  todas las encuestas han  puesto de manifiesto que esta no es una cuestión que preocupe especialmente a los ciudadanos. 

Pero sea como sea,  todos los partidos se han visto empujados a adoptar una posición en esta cuestión,  que no solo se ha convertido en el tema estrella,  sino que además ha tendido a polarizarse. Y en esa dinámica los partidos defensores de los matices, lo que popularmente se conoce como la(s)  tercera (s) vía(s) lo han tenido difícil.  En muchos casos la presión externa ha sido tanta que se les ha atragantado la pluralidad interna y han acabado regurgitando escisiones.  Eso o se han visto empujados a clarificar su posición va a hacer Unió en un ejercicio de democracia interna.

Esta semana la dirección  de Unió ha decidido por mayoría  la pregunta que va someter a su militancia.  Una pregunta que a mí,  como politóloga interesada en el devenir del proceso,  me  ha parecido  valiente y necesaria.  Valiente porque con este  paso Unió se ha expuesto públicamente a las críticas internas,  a las  de los defensores de la independencia y las de los detractores. Unos le han acusado de no hacer la pregunta en los términos en que ellos quieren que se haga, a saber, independencia sí/ independencia no. Y  los otros han argumentado que Unió no cierra la puerta a la independencia.    Y ambos tienen razón.

Efectivamente la pregunta de Unió no resuelve el qué,  huye de la lógica dicotómica y no  busca posicionar  el partido a favor o en contra del proceso sino establecer unas pautas que permitan a los electores saber a qué atenerse y elegir en consecuencia.  Ciertamente la pregunta es compleja.   Y lo es porque escapa de la ambigüedad y aspira a que el partido se pronuncie sobre cuestiones relevantes que muchos han preferido dejar en el limbo para saltar de pantalla. Cuestiones como si se está dispuesto a salir de Europa, aunque sea transitoriamente, como si se apoya una declaración unilateral de independencia o como si  van contar los votos o los escaños, entre otras.  Unas cuestiones que obligan a matizar y que recuerdan que en el proceso no solo hay dos posiciones. Ni tres. Hay dos extremos y múltiples terceras vías.  No es seguro que Unió encuentre la suya el día 14.   Pero en cualquier caso su consulta habrá servido para agitar el debate y para evidenciar que en esta Cataluña plural hay ofertas partidistas que pugnan por recoger todas las posiciones.   

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.