La fragmentación sigue alimentando la especulación de los votantes en Holanda

Las elecciones parlamentarias en Holanda ya están aquí. Con un campo increíblemente fragmentado, parece como si cualquier intento de conformar un gobierno de coalición tras la votación resultará, como poco, un reto.

A pesar del bombo publicitario, está lejos de ser verdad que el partido populista radical de derecha, Partido de la Libertad (PVV), de Geert Wilders, vaya a encabezar los resultados y más aún que termine en el gobierno.

El PVV y el Partido Liberal (VVD) del Primer Ministro Mark Rutte han liderado las encuestas durante meses. Por detrás de ellos no menos de cinco partidos también recibirían en torno al 10% de los sufragios cada uno.

Dada la proporcionalidad extrema del sistema electoral holandés, tal resultado generaría un Parlamento altamente fragmentado. Si los resultados finales se parecen a las encuestas, se necesitará la cooperación de como mínimo cuatro partidos para formar una coalición mayoritaria.

En las últimas semanas de la campaña, los partidos se están centrando en asuntos socioeconómicos, incluyendo la redistribución de los ingresos, las cifras de empleo, las contribuciones sanitarias y el poder adquisitivo de los ciudadanos. Aunque el debate también afecta a cuestiones como inmigración e integración cultural o el futuro de la Unión Europea.

El “campeón” de esos temas en la derecha conservadora culturalmente hablando es el PVV de Wilders. Este partido enfatiza continuamente la necesidad de poner freno a la “islamización” de Holanda para preservar su cultura e identidad, y detener el proceso de integración europea. El slogan central del PVV en esta campaña suena a Trump: “Holanda nuestra de nuevo” (Nederland weer van ons).

Incluso, teniendo en cuenta el voto en favor del Brexit y los resultados de las elecciones presidenciales en EEUU, cabría pensar que Wilders podría estar entre los próximos candidatos populistas anti establishment exitosos del mundo occidental.

Hay razones suficientes para asumir que el PVV permanecerá como una de las principales fuerzas políticas en Holanda. Sin embargo, aunque durante mucho tiempo ha encabezado las encuestas, las predicciones acerca del número de escaños que obtendrá se han ido rebajando en las últimas semanas. Su retórica provocativa y polarizadora no causa impresión a la mayoría de los votantes. En diciembre, Wilders fue además considerado culpable de insultar a un grupo de gente (marroquí) e “incitar a la discriminación”.

Asimismo, algún estudio ha indicado que un número significativo de ciudadanos votarían estratégicamente al VDD para evitar que el PVV quedase primero. Y por primera vez todos los partidos principales, y la mayoría de sus adversarios serios, han rechazado cooperar con el partido de Wilders para formar gobierno. Esto hace improbable una coalición que incluya al PVV.

Sin embargo, Wilders sin duda ha influido sobre las posiciones y la retórica de otros partidos. En un intento de atraer potenciales apoyos del PVV, Rutte escribió una carta abierta, publicada en los periódicos holandeses, en la que lamentaba el abuso de la libertad por parte de personas “que vienen a nuestro país precisamente por esta libertad”. Urgió a estas personas a aceptar los valores holandeses (a “actuar normalmente”) o a dejar el país.

Sin embargo, al mismo tiempo, ha aumentado la popularidad de los partidos con mensajes culturalmente liberales y europeístas. Los socio-liberales Demócratas 66 (D66) y los verdes (GroenLinks), que dependen del apoyo de los votantes con estudios más altos y más cosmopolitas, están bien posicionados en los sondeos.

Cómo formar gobierno

El proceso de formación de una coalición de gobierno tras las elecciones va a ser complicado. Si se excluye al PVV, conformar una coalición mayoritaria requerirá de la cooperación de la mayor parte del resto de partidos grandes y medianos. Esto incluye el VVD, el Partido Laborista (PvdA) – actualmente miembro de una coalición de gobierno con el VVD y que previsiblemente sufrirá un retroceso notable –, los cristianodemócratas (CDA), D66, GroenLinks y el Partido Socialista (SP).

Se trata de un grupo de partidos ideológicamente heterogéneo. Tendrán dificultades para llegar a acuerdos en áreas de políticas cruciales. Una coalición minoritaria puede convertirse en la solución más viable.

Sin embargo, muchos votantes holandeses que fluctúan entre un número limitado de partidos próximos ideológicamente pueden todavía cambiar su intención de voto, entre otros factores para influir en el proceso de formación de esta coalición. Algo similar ocurrió en la campaña de 2012, cuando muchos votantes emitieron un voto semi-estratégico a favor de los dos principales rivales en ese momento (VVD y PvdA) en un intento de ver a uno de ellos como ganador. Esto perjudicó el resultado de los partidos rivales menos tradicionales.

Merece la pena subrayar que los votantes holandeses pueden escoger entre una rica variedad de (relativamente) nuevos partidos. Ya con representación en el parlamento están los partidos 50+, que representan los intereses (económicos) de la población mayor, y el Partido de los Animales (PvdD), un partido ecologista que pone especial énfasis en los derechos de los animales.

DENK, el partido de dos ex Primeros Ministros de PvdA con antecedentes turcos, también podría ganar algunos escaños sobre una plataforma que defiende el multiculturalismo y atrayendo minorías étnicas, en partes gracias a un apoyo considerable entre la comunidad turca. Igualmente existe cierto apoyo hacia dos partidos de la derecha euroescéptica y conservadora: VNL y FvD. Éste último insiste además en impulsar la democracia directa a través de iniciativas ciudadanas.

Claramente, los votantes holandeses no pueden quejarse de falta de opciones, y su sistema electoral está bien preparado para permitir la representación de intereses y valores minoritarios. Sin embargo, la gran coalición que podría emerger de las elecciones puede no resultar del agrado de nadie.

Este artículo ha sido publicado con anterioridad en The Conversation, el 02/03/0217

<img src=”https://counter.theconversation.edu.au/content/73725/count.gif?distributor=republish-lightbox-advanced” alt=”The Conversation” width=”1″ height=”1″ />

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.