La batalla de Argentina contra la inflación

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, confirmó ayer la solicitud al Fondo Monetario Internacional (FMI) de un nuevo paquete de ayuda para Argentina, confirmando así las dudas que los mercados habían señalado sobre la reciente evolución macroeconómica del país, después de que tanto la Comisión Económica para América Latina y Caribe (Cepal) como el propio FMI revisaran a la baja sus estimaciones de crecimiento para este año, desde el 3% al 2,5% y desde el 2,5% al 2% respectivamente, muy por debajo de las optimistas predicciones oficiales del Gobierno argentino, fijadas en torno al 3% (estimación).

Estas correcciones a la baja se han visto impulsadas por elementos climatológicos, especialmente por la fuerte sequía que afecta a la actividad agrícola del país (cosechas de maíz y soja).

Unido a todo lo anterior, no cabe duda de que gran parte de la incertidumbre generada que ha activado el miedo de los mercados ha sido el más que previsible incumplimiento del objetivo de inflación que se marcó hace escasamente cinco meses. Frente a este objetivo, situado en el 15% para este año, los mercados están descontando niveles en torno al 20%-21%.

También el FMI ha aumentado estos días su estimación de inflación anual del 16% al 19,2% para 2018, a pesar del reciente endurecimiento de la política monetaria del Banco Central de la República Argentina (BCRA), que ha subido la tasa de interés de referencia hasta tres veces, del 27,25% al 40%, para frenar la fuerte escalada del dólar frente al peso argentino.

Hasta la confirmación de ayer del presidente argentino, y como se observa en la Tabla adjunta, se estimaba que el componente de la inversión fuera el que lideraría el crecimiento económico este año (incremento del 10,1% en tasa interanual), como ya ocurrió el anterior. Se preveía que las importaciones aumentaran un 8,7% y las exportaciones un 4,4%, reflejando un comportamiento que continuaba siendo muy positivo. El gasto público era el más contenido, con una tasa interanual de crecimiento del 1,2%.

Fuente: Bloomberg y elaboración propia. (p) pronóstico

Como vemos en el Gráfico, la divisa norteamericana ha tocado máximos desde la llegada de Mauricio Macri al Gobierno en diciembre de 2015 y se evidencia la depreciación sufrida por el peso argentino.

Evolución del dólar respecto al peso argentinoFuente: Bloomberg y elaboración propia. Datos diarios.

La incapacidad de contener la inflación por parte de la Administración argentina choca con la evolución de sus países vecinos, en los que el desarrollo de firmes políticas monetarias restrictivas ha tenido como resultado una importante reducción de sus tasas. Recordamos que durante el primer trimestre, el índice de precios aumentó más de lo esperado y esto hace que Argentina sea uno de los pocos países donde la inflación continúa superando la meta establecida por su banco central.

Es de sobra conocida la histórica y óptima relación comercial bilateral entre Argentina y España, así como social y cultural. Como resultado de ello, son muchas las empresas españolas que tienen parte de su negocio en el país sudamericano, hasta el punto de que seamos el segundo mayor inversor extranjero, solo por detrás de EE.UU, y que disfrutemos de acuerdos para evitar la doble imposición y para la protección recíproca de inversiones. De ahí que la situación actual agite a los inversores y compañías españolas con presencia e intereses en Argentina. Para hacernos una idea, el año pasado las exportaciones españolas a Argentina superaron los 1.280 millones de euros (incremento del 51% respecto a 2016), aunque también es cierto que estos últimos años la exposición de nuestras cotizadas en el país ha pasado a ser residual.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.