Agenda Europea

Italia: otro (preocupante) giro de guión

Tanto el MoVimento 5 Stelle (M5S) como la Lega han decidido no proseguir con la formación de Gobierno ante el veto del presidente Sergio Mattarella sobre Paolo Savona como ministro de Finanzas. Las consecuencias son una gran crisis institucional, un Ejecutivo interino, elecciones en breve e incertidumbre para la eurozona.

Las razones de Mattarella. Savona es un viejo economista euroescéptico. El principal problema es que diseñó en 2015 un plan B secreto para sacar a Italia del euro, al que considera una “jaula alemana”. Consta de 80 diapositivas filtradas a la prensa. El presidente vetó su nombramiento para “proteger los ahorros de los italianos” y asegurar la sostenibilidad de la deuda italiana (la mayor de la Unión Europea). Su razonamiento es que si un Gobierno desea salir de la moneda única debe incluirlo en su programa y obtener un mandato democrático para ello, no hacerlo por la puerta de atrás. La presencia de Savona en el Ejecutivo habría alterado al mercado de bonos y, probablemente, acercado a Italia a un escenario a la griega.

El recambio ortodoxo. Mattarella encargó ayer a Carlo Cottarelli formar un Gobierno técnico. El objetivo será aprobar los Presupuestos y preparar unas nuevas elecciones el año que viene. Cottarelli es un ex directivo del Fondo Monetario Internacional experto en análisis del gasto público. Algunos lo llaman manostijeras por su etapa como comisario especial para la reducción del gasto público en el Gobierno de Enrico Letta.

¿Misión imposible? Ahora Cottarelli pedirá el apoyo al Parlamento. Es muy improbable que lo consiga, ya que M5S y Lega cuentan con una mayoría clara a la que se sumarían otros partidos. En tal caso, los poderes de Cottarelli serán reducidos, limitándose a liderar un Gobierno provisional y a convocar elecciones, probablemente para final del verano.

El enfado de M5S y Lega. Los líderes de ambas formaciones han respondido con ira a la decisión del jefe del Estado, que consideran antidemocrática y anticonstitucional. Di Maio (M5S): “En este país es inútil que votemos, ya que los gobiernos los deciden las agencias de calificación y los lobbies financieros y bancarios”. Salvini (Lega): “No más sirvientes de nadie. Italia no es una colonia, no somos esclavos de los alemanes o franceses, de la prima de riesgo o de las finanzas […] ¡Primero los italianos!”. Marine Le Pen y Steve Bannon se han sumado a las críticas. Ambos partidos han amagado con solicitar el impeachment del presidente y han llamado a la movilización en las calles el 2 de junio y a colocar banderas en las ventanas. Su intención es que se vote lo más rápido posible. Los principales medios (La Repubblica, Il Sole 24 Ore, etcétera) resaltan en sus editoriales la constitucionalidad del veto a Savona. Curiosamente, Mattarella fue magistrado del Tribunal Constitucional. Por su parte, el Partido Democrático ha organizado concentraciones en apoyo al presidente de la República.

Cui prodest? Sin duda, la gran beneficiada es la Lega. Su estrategia es crecer hacia el sur para consolidarse como la principal referencia del bloque de la derecha, combinando un discurso antiinmigración y anti-UE. Una buena oportunidad para ocupar el espacio tradicional de Forza Italia (Berlusconi) y, tal vez, acceder al Gobierno desde el bloque de la derecha y sin el M5S. Las encuestas les sonríen. En el caso del M5S, su oposición a gobernar sin un ministro de Finanzas euroescéptico es más incomprensible. Es dudoso que pueda gobernar en solitario tras unas nuevas elecciones. Renuncian a la oportunidad de liderar un gobierno sin tener claro qué obtendrán tras las elecciones.

Una decisión no exenta de riesgos. El presidente Mattarella ha apuntalado (involuntariamente) la narrativa populista, soberanista y antiestablishment de M5S y Lega de “una democracia y soberanía tuteladas por los mercados y la UE”. Las próximas elecciones, ya sean en verano o a comienzos de 2019, pueden convertirse en un plebiscito sobre el euro y la Unión Europea. Sin duda, el mensaje de ambos partidos será más radical, mientras que los partidos pro-europeos son extremadamente débiles. Italia es el país cuyos ciudadanos consideran menos positiva su pertenencia a la Unión y el de la eurozona con menor apoyo popular a la moneda única.

¿Está en peligro el euro? La posición del M5S hacia el euro ha sido tradicionalmente contradictoria. El acuerdo de mínimos era un referéndum sobre la pertenencia a la eurozona. Sin embargo, en los últimos meses parecían haber renunciado a ello.

La Lega siempre ha sido partidaria de abandonar la moneda única, aunque últimamente también lo había aparcado. Probablemente, continuarán con la ambigüedad. Sean cual sean sus intenciones, el irrealizable programa económico de M5S y Lega asegura encontronazos con las instituciones europeas. E Italia es la tercera economía de la zona, representa el 16% del Producto Interior Bruto, frente al 2% de Grecia. De momento, el impacto en mercados es palpable y la prima de riesgo se disparó ayer. Sube el riesgo de contagio para otros países de la periferia de la eurozona, como España.  

Para profundizar. Este articulo del Peterson Institute of International Economics (PIIE): How Worried Should We Be about an Italian Debt Crisis?

Este artículo apareció publicado en Analys-in,  canal de análisis político y económico de LLORENTE & CUENCA

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.