Intervenciones económicas para mejorar su salud

Las enfermedades crónicas no contagiosas ni hereditarias (como algunos tipos de diabetes o el exceso de colesterol) están en aumento en todo el mundo. Hay dos caras de la moneda: por un lado éste es el resultado del triunfo de la medicina contra las enfermedades infecciosas, pero también se debe a que se han ido adoptando hábitos poco saludables, que están llegando a todos los rincones del mundo; por ejemplo en algunos países de África del Este, la tasa de diabetes está aumentando. Estas enfermedades son a veces conocidas como “enfermedades de estilo de vida”, ya que en gran medida dependen de las elecciones que las personas hacen con respecto a sus hábitos de alimentación, ejercicio, descanso, y consumo de tabaco y alcohol. Para combatirlas, médicos y científicos sociales están aunando fuerzas, usando la economía del comportamiento (que combina economía y psicología) y los impulsos, que son intervenciones que pretenden mejorar las decisiones de los individuos, pero con la condición de no restringir nunca su capacidad de elección.

Pero, ¿por qué usar economía y psicología para combatir las enfermedades? La respuesta es que las personas no siempre toman las decisiones que son mejores para ellas según su propio criterio. En otras palabras: cometen errores, y estos errores son predecibles. Por ejemplo, después de un infarto cerebral, los médicos recomiendan tomar un anticoagulante para reducir la probabilidad de recurrencia. A pesar de que tomar este medicamento reduce la posibilidad de complicaciones, un 22% de pacientes no lo toma o lo hace de forma incorrecta. ¿Qué incentivo podría motivar a estos pacientes a tomar su medicina, cuando es su vida la que está en juego? Un grupo de investigadores demostró que un pequeño impulso era la solución: un sorteo diario, con una ganancia promedio de tres dólares. Inscribieron a un grupo de pacientes en dos sorteos diarias, y se les dio un bote de pastillas digital, que registraba si habían tomado su medicina: si ganaban el sorteo pero no habían tomado la medicina, no recibirían el premio. El resultado, ¡la proporción de uso incorrecto de la medicina bajó hasta sólo el 2%!

En otras ocasiones el problema no es desarrollar una vacuna para una enfermedad, sino convencer a la gente de que la use. En Estados Unidos, el virus de la gripe provoca doscientas mil hospitalizaciones anuales, de las cuales ocho mil son mortales. Vacunarse contra la gripe es una medida muy efectiva para las personas en riesgo pero, a pesar de ello, gran parte de ellas no lo hacen. Este es un problema de comportamiento, y un grupo de economistas aumentó las vacunaciones del 33% al 37% entre los empleados de una empresa, simplemente sugiriéndoles que escribieran en un papel la fecha y hora en la que pensaban vacunarse. Un impulso aún más efectivo consiste en dar cita de vacunación (no obligatoria) por defecto a los profesores y empleados de una universidad, lo que aumentó la tasa de vacunación al 45%. 

En algunos casos, el apoyo de alguien con la misma enfermedad puede ser la mejor intervención. En un estudio sobre pacientes con diabetes, aquellos que tenían acceso a un mentor (una persona con diabetes que había controlado su enfermedad) fueron capaces de controlar su diabetes mejor que un grupo al que se le ofreció hasta doscientos dólares de incentivo. Este tipo de impulsos con mentores son relativamente baratos, y por tanto pueden ser implementados en entornos donde no hay acceso a medidas más costosas.

Por tanto, usar impulsos es especialmente efectivo en sanidad, en parte porque la gente toma decisiones llevada por emociones y no siempre por razonamiento frío y lógico, pero también porque en temas de salud parece especialmente adecuado no restringir la capacidad de elección del paciente. Pequeños incentivos, ayudar a los pacientes a pedir citas y proporcionar mentores son sólo algunas de las posibles intervenciones que pueden salvar vidas de manera eficiente y poco costosa para los sistemas sanitarios, públicos y privados.

Autoría

Patrocinado por:

3 Comentarios

  1. Covadonga
    Covadonga 06-08-2016

    Interesante artículo, aunque no hay que olvidarse de que cualquier tipo de medidas deben de estar contextualizadas a los públicos concretos y en al caso español no creo que puedan adaptarse las propuestas que han dado buen resultado en USA

  2. JORGE TORRES
    JORGE TORRES 06-08-2016

    Interesante punto de vista como siempre. Aquí en España se hacen campañas de impulso negativo no motivadoras. Es decir, no te motivan a dejar de fumar sino te indican que las consecuencias son la muerte o el cáncer y te adjuntan una foto. Este hecho parece no haber dado ningún resultado, por lo que quizá probar con técnicas como las que propones sería más efectivo. Un saludo.

  3. Covadonga
    Covadonga 07-05-2016

    Riguroso análisis de la compleja situación política que ha surgido de las elecciones. Es, de todos modos, preocupante encontrar una vía de gobernabilidad. Se requieren propuestas en que la exclusión del Pp no genere revuelta social

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.