Intercambio de información policial: ¿oficial, oficiosa o de ambos tipos?

Si bien es verdad que la colaboración policial aumenta el número de fuentes de información y por consecuencia la cantidad misma de la información policial, ha de tenerse en cuenta que el intercambio de información tiene que seguir unos principios básicos como la existencia previa de un acuerdo bilateral o multilateral que permita dicho intercambio; establecer un punto único de contacto entre las partes; el personal destinado ha de estar capacitado para desarrollar sus tareas; la información ha de estar corroborada y actualizada, etc.

Obligatoriamente el intercambio de información y datos personales entre los cuerpos policiales está sometido a la legislación nacional e internacional aplicable a los acuerdos bilaterales o multilaterales firmados entre los respectivos Gobiernos. A raíz de ello, la cooperación transfronteriza entre los servicios de policía está limitada a objetivos determinados y específicos y se realizará a través de los Centros de Cooperación Policial (CCP) en los que operarán funcionarios destinados por las partes. Para una efectiva cooperación operativa, se permitirá el acceso en línea por vía segura a los respectivos sistemas nacionales de información, específicamente a las bases de datos o información especializadas. Solamente el personal autorizado podrá acceder a datos particularmente delicados, por lo que ha de quedar registrado automáticamente quién ha accedido a los datos, cuándo y por qué motivo.

Normalmente el intercambio o traslado de información está bajo autorización del fiscal, juez o de un alto mando policial, por lo que la velocidad de movimiento de la información se ralentiza dada la cantidad de filtros por los que tiene que pasar la propia solicitud. Si bien es verdad que no existe un plazo de respuesta común y obligatorio que esté establecido en ningún acuerdo de cooperación, la Decisión Marco 2006/960/JAI del Consejo de 18 de diciembre de 2006 sobre la simplificación del intercambio de información e inteligencia entre los servicios de seguridad de los Estados Miembros de la Unión Europea – conocida también como la Iniciativa Sueca – establecía en su art. 4 un plazo de máximo 8 horas para responder a las solicitudes urgentes de información e inteligencia. 

Dicho esto, no es de extrañar que dada la presión por la necesidad de saber, existe una tendencia clara y justificada de formar redes personales oficiosas para obtener la información ya que son mucho más rápidas y mucho más eficientes, tal y como se menciona en el cuarto Manual de Instrucciones para la evaluación de la justicia penal (UNDOC, 2010:24).

Dicho intercambio o traslado de información oficiosa (en off), es decir fuera de los canales oficiales, se realiza en base a una confianza y confidencialidad absolutas que ninguna de las partes romperá, por lo que es difícil obtener una confesión de que realmente la información haya sido obtenida porque han llamado a un amigo

Ahora bien, este tipo de intercambios o traslados no están exentos de problemas ya que la obtención de la información a través de este canal no oficial reside en la dificultad de documentar los resultados de la investigación policial y en la que posiblemente dicha información haya sido fundamental. Es decir, el mayor problema radica en la dificultad de la admisibilidad en juicio de la información teniendo en cuenta que se pueden vulnerar los derechos de las personas en lo que respecta el tratamiento de datos personales. En este sentido, el art. 4, ap. 1, letra f) de la Directiva (UE) 2016/680 del Parlamento Europeo y del Consejo de 27 de abril de 2016 relativa a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales por parte de las autoridades competentes para fines de prevención, investigación, detección o enjuiciamiento de infracciones penales o de ejecución de sanciones penales, y a la libre circulación de dichos datos, obliga a los Estados Miembros a garantizar la protección contra el tratamiento no autorizado o ilícito.

No obstante, habría que mencionar que SI, rotundamente si es posible blanquear la información oficiosa, bien solicitándola posteriormente a través del canal oficial, o bien judicializar solamente ciertos elementos obtenidos del tratamiento de dicha información. En relación a la primera posibilidad, el tiempo en recibir la información oficial no es un problema en tanto que ya se está trabajando con la misma y la operación policial está avanzando. Es decir, se trataría de un aspecto meramente formal para introducirla en el juicio. 

Posiblemente sea difícil entender o aceptar como válida la cooperación a través de las redes personales oficiosas – que no viene a ser considerada como ilícita – y por ello habría que recordar que la UE insiste en la necesidad absoluta de reforzar los intercambios efectivos y rápidos de información entre las autoridades policiales de los Estados Miembros y entre Estados Miembros y las Agencias pertinentes, tal y como se menciona en el punto 44 de la Resolución del Parlamento Europeo de 25 de noviembre de 2015 sobre la prevención de la radicalización y el reclutamiento de ciudadanos europeos por organizaciones terroristas (2015/2063(INI)).

Ahora bien, teniendo en cuenta que en la investigación policial el tiempo es vital, los agentes han de buscar la forma de obtener la información necesaria en tiempo real, pero a la vez es preciso garantizar la calidad de la información, lo que implica no solamente la exactitud de la misma sino también el modo lícito de su obtención. Dicho esto, el intercambio de información policial se realiza en ambos tipos: oficial y oficiosa.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.