Espaldarazo al PNV

El PNV ha ganado las elecciones. Undécimos comicios autonómicos y undécima vez que los vascos se despiertan con el mismo titular. Y no solo eso. El PNV también ha ganado (en votos) en el conjunto de Euskadi todas las elecciones forales, municipales y, excepto cuatro (1993, 2008, 2015 y 2016), el resto de elecciones generales. Esta vez lo hace de manera más que holgada, 29 escaños, recibiendo su gestión un espaldarazo por parte de la sociedad vasca.

Si quién iba a ser el ganador estaba cantado, el misterio estaba en el orden de llegada de sus perseguidores. Segundo queda EHBildu, perdiendo unos 50.000 votos respecto a las autonómicas del 2012 lo que confirma, si es que había alguna duda, que el ‘sorpasso’ al PNV tendrá que esperar muchos años. Le queda el consuelo de haber mantenido el segundo puesto y no haber notado prácticamente lallamada a la abstención de su sector crítico contrario al final deETA.

Desgaste de Podemos

Las expectativas de Unidos Podemos eran muy altas después de haber ganado las dos últimas elecciones generales en Euskadi. Sin embargo, perdiendo más de la mitad de los votos logrados en junio del 2016, sus resultados han sido peores que la ya considerable bajada que estimaban la mayoría de sondeos, quedando relegado a un tercer lugar. Han podido pasarle factura el desgaste, los problemas para encontrar candidato y cierta indefinición ideológica, que dejaba cualquier tema espinoso en manos de una ulterior consulta a la ciudadanía.

Relegado al cuarto lugar queda el PSE, que ha realizado una campaña algo agresiva, poniendo incluso sobre la mesa un tema tabú como el euskera, y obtiene nueve parlamentarios. El peor resultado de su historia, que sin embargo puede valer su peso en oro cara a la conformación de mayorías. Por su parte el Partido Popular, obtiene sus peores números en más de dos décadas y queda relegado a la más absoluta irrelevancia en la próxima legislatura. Finalmente Ciudadanos, que se lo jugaba todo a la obtención de un escaño en Álava se queda sin poder entrar en el Parlamento vasco.

La coalición

Al no sumar la única coalición alternativa (EHBildu y Podemos) suficientes escaños para ser una alternativa viable parece fuera de toda duda que Urkullu encabezará el Gobierno vasco cuatro años más. La duda está con quién lo hará. Desde luego la lógica dicta que el PNV establezca un acuerdo (parlamentario o de coalición) con el PSE, partido con el que ya gobierna en diputaciones y las tres capitales. Una entente que, además, suma mayoría absoluta. En ese caso, quienes contaban con que el PP apoyara un gobierno minoritario PNV-PSE como contrapartida a un apoyo nacionalista a la investidura de Rajoy han visto truncados sus planes.

Sin embargo,el PNV también podría optar por otro camino (poco probable dado el carácter de sus dirigentes actuales) y aliarse con quien también consigue la mayoría absoluta, EHBildu, que le exigiría el inicio de un ‘procés’ a la vasca. Así, el sistema político español podría pasar de una posible estabilidad a tener abierta una vía de agua más.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.