El papel de los líderes en el proceso independentista de Cataluña

¿Hasta qué punto los líderes son determinantes para condicionar las opiniones y el comportamiento de los ciudadanos antes de votar? El momento de crisis o recomposición del sistema de partidos en España y en Cataluña ofrecen un buen ejemplo para responder a esta pregunta. Tal como mostramos en la recién publicada investigación sobre las elecciones autonómicas de 2015 en Cataluña (Cataluña en proceso), los líderes jugaron un papel fundamental para clarificar, primero, los posicionamientos de los ciudadanos ante los principales issues, y facilitar después al elector la toma de decisiones, aunque los espacios ideológicos e identitarios en los que se ubicaban las nuevas candidaturas (fundamentalmente en el caso de la coalición JxSí) fueran difusos e integraran posturas y organizaciones tradicionalmente enfrentadas. Para demostrar este papel clave podemos fijarnos en dos elementos fundamentales: las valoraciones que los ciudadanos hacen de los líderes y las posiciones en que los ubican en el espacio ideológico-identitario.

Del análisis de ubicación que los ciudadanos hacen de los líderes en los ejes nacionalista e ideológico se desprenden algunas conclusiones fundamentales para entender lo que está ocurriendo en Cataluña. En primer lugar, existe un espacio nacionalista reforzado y excluyente en el que no compite ya ningún líder ligado a formaciones de ámbito estatal. Además, coexisten tres liderazgos complementarios (Artur Mas, Oriol Junuqeras y Raül Romeva) en la coalición JxSí que han posibilitado la ocupación no concurrente de todo el espacio nacionalista. A esto se añadió, en esas elecciones, la contribución de Antonio Baños (el ya dimitido candidato de la CUP), cuya posición concurrente le forzó a focalizarse en la competición sobre el eje izquierda-derecha. Por otro lado, hay que subrayar la expulsión, fruto de la posición frente al proceso en el caso de Iceta y del PSC, y forzada por la indefinición en el caso de Rabell, de los líderes de los partidos de ámbito estatal de izquierda de las posiciones de carácter identitario. Como resultado, Iceta queda recluido en un limitado espacio de centro-izquierda no identitario –muy vulnerable en un momento de competición centrífuga-, mientras que la influencia de Rabell se circunscribe a posiciones de dispersa ambigüedad en las que resulta difícil sacar rendimientos. Por último, la llegada de Inés Arrimadas desplazó al candidato que representa la marca partidaria del actual Gobierno de España a una posición muy extrema.

De la lectura que ofrece el gráfico adjunto se desprende que mientras los líderes nacionalistas ocupan espacios amplios, donde se ubica una alta densidad de ciudadanos, los líderes no nacionalistas o bien ocupan espacios muy reducidos o son ubicados en espacios de baja densidad de ciudadanos.

Gráfico V. Autoubicación en los ejes ideológico y nacionalista respecto a la ubicación de los líderes políticos

image1

image2

Fuente: elaboración propia a partir de datos Estudio Postelectoral Elecciones Autonómicas en Cataluña 2015

Diferentes modelos de regresión permiten confirmar, además hasta qué punto el “master frame” de esas elecciones fue tan hegemónico que los electores no identificados con ningún partido también valoraron a los candidatos en función de su proximidad en el eje identitario. Esto nos apunta la fuerte implantación que ha adquirido este cleavage y sugiere la necesidad de abrir nuevos espacios políticos de distensión para no encontrarnos en poco tiempo con una sociedad totalmente fracturada. A esto hay que añadir la dureza del cleavage nacionalista para alterar el tablero político, de modo que liderazgos que tradicionalmente compartían posiciones identitarias y no identitarias se hayan visto desplazados por la propia competición. Especialmente dramático es el caso del PSC, que ha sido tradicionalmente el vínculo entre el nacionalismo y el no nacionalismo, entre los partidos catalanes y los de ámbito estatal, un nexo que le ha dado al PSC tiene un sentido especial en Cataluña.

Todo ello pone de manifiesto, una vez más, cómo la evolución del proceso independentista catalán está fuertemente condicionado por la proximidad de los ciudadanos a los líderes y a sus estrategias. Por ese mismo motivo, los líderes, todos ellos, seguirán teniendo una enorme responsabilidad en cómo evolucione el futuro próximo de Cataluña.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.