El futuro de Catalunya: repaso a las últimas encuestas

El pasado 27 de marzo se cumplían los 18 meses de plazo para alcanzar la independencia que Junts pel Sí prometió a lo largo de la campaña de las elecciones plebiscitarias del 27-S. La hoja de ruta ideada por la lista independentista establecía una serie de actuaciones políticas y de reformes legislativas que debían llevar a Catalunya a la consecución de un estado independiente propio. Nada de esto ha ocurrido. La falta de un mandato democrático claro emanado de las urnas y las fricciones dentro del campo soberanista solo han permitido al independentismo la aprobación de la ley de presupuestos de 2017 y una modificación del reglamento del Parlament para poder tramitar la Ley de Transitoriedad Jurídica sin apenas debate parlamentario y en lectura única, generando gran polémica. Paralelamente a esta falta de avances materiales, la carga retórica del independentismo ha ido aumentando y los esfuerzos por internacionalizar el proceso independentista han alcanzado su cenit, aunque con un resultado más bien insatisfactorio.

No obstante, la respuesta ofrecida por el Gobierno de España para redirigir la situación ha brillado por su ausencia. La Operación Dialogo solo se ha materializado en una reunión entre el President de la Generalitat y Mariano Rajoy, y en algún discreto encuentro entre los dos vicepresidentes. La única oferta del Estado a los catalanes ha sido la promesa de una mayor inversión en infraestructuras en los actuales presupuestos generales. Mientras el dialogo político ha sido casi inexistente en los últimos meses, la judicialización del proceso independentista ha seguido su curso, complicando cualquier atisbo de salida política.

Ante estos últimos acontecimientos políticos, ¿cómo ha evolucionado la opinión de los catalanes respecto a al proceso independentista en estos últimos tiempos? Para analizarlo repasaremos las últimas encuestas centradas en este tema.

La encuesta del CEO, realizada del 6 al 21 de marzo a una muestra de 1.500 personas, llama la atención por el amplio apoyo que el referéndum unilateral suscita entre la población catalana: el 50,3% de los catalanes apoyan su celebración, mientras que el 23,3% lo apoyaría solo si contará con la aprobación del Estado. Así mismo, un 22,7% es contrario a cualquier tipo de consulta. La suma de los partidarios de la consulta, tanto unilateral como acordada, supera el 70%. A nivel de resultados, se da una victoria del NO por 4,2 puntos sobre el SÍ (48,5% vs. 44,3%), consolidando la tendencia que sitúa el NO por encima del SÍ de los últimos barómetros. Lo interesante de esta encuesta, es que por primera vez se pregunta por la participación en un referéndum unilateral de independencia, y los resultados cambian sustancialmente: el 43% votaría SÍ, un 22,2% votaría NO, i el 20,7% no irían a votar si se celebrará.

El análisis llevado a cabo por Metroscopia para El País, cuyo trabajo de campo fue realizado entre el 10 y el 16 de marzo, destaca el rechazo de la vía unilateral (DUI) por parte del 62% de los catalanes. Preguntados sobre que votarían en un referéndum plenamente legal y acordado con el Estado, el 49% votaría a favor de que Catalunya siguiese formando parte de España y el 44% la opción contraria. Unos porcentajes muy similares a los de la encuesta del CEO. El porcentaje se amplía al 53% a favor de continuar en España si la independencia comportará la salida automática de la UE (un 40% seguiría votando por la independencia). En cambio, si se incluyeran tres respuestas en la hipotética consulta, el 46% de los catalanes optarían por quedarse en España con nuevas competencias exclusiva, el 31% votaría independencia y únicamente un 19% votaría a favor de mantener el statu quo actual. Otro dato interesante, que corrobora los resultados favorables a una hipotética tercera vía, es que el 70% de los catalanes estaría dispuesto a seguir en España si se produjera una reforma constitucional que garantizará a Catalunya unas competencias propias y diferenciadas. Por último, y esta es una información importante para analizar el estado del proceso independentista, el 65% de los encuestados creen que actualmente el procés no está en un buen momento, dato que va en la línea de lo que apunta la siguiente encuesta que analizaremos. 

1491942702_232902_1492322530_sumario_normal

El ObSERvatorio de MyWord, realizado entre el 21 i el 26 de marzo, ofrece una interesante comparativa entre las opiniones respecto al proceso independentista y sus posibles escenarios y salidas entre la ciudadanía catalana y la del resto de España. En la gran mayoría de casos, existe una gran discrepancia entre las opiniones de los encuestados catalanes y los del resto del Estado. Mientras que un 71% de los catalanes afirma que Catalunya debe celebrar un referéndum sobre su futuro, solo el 30,3% de los ciudadanos del resto de España apoyan dicha opción. Esta discrepancia se da en las diferentes alternativas que la encuesta ofrece para resolver el encaje de Catalunya: ya sea la reforma constitucional (un 66,3% de catalanes se muestra muy o bastante de acuerdo por un 36,2 del resto de España) o la mejora del sistema de financiación (un 75,1% de los catalanes encuestados se muestra favorable y solo 17,5% de los encuestados españoles) existen profundas discrepancias entre los dos grupos encuestados. Discrepancias que se mantienen cuando se ofrece la opción de suspender la autonomía: en este caso es el 49,2% de los encuestados del resto de España quienes están muy o bastante a favor, mientras que únicamente el 17,5% de los catalanes se muestra favorable.

Por último, el estudio realizado por GAD3, afirma que el 75% de los encuestados son favorables a que Catalunya decida su propio futuro. Respecto a la fórmula, únicamente el 29% de los catalanes apuestan por la celebración de un referéndum unilateral, a mucha distancia del 66% que aboga por un acuerdo para celebrar una consulta. Sin embargo, el resultado de este referéndum sería favorable al independentismo, ya que el 41,9% votarían Sí, por un 39,7% que haría lo contrario. No obstante, la información más interesante que nos ofrece este análisis está relacionado con las opiniones de los catalanes respecto al desenlace del proceso independentista: menos del 30% confía aún en una negociación entre la Generalitat y el Gobierno central para encontrar una salida al actual conflicto territorial. Por contra, casi el 50% se muestra convencido de que la consulta no llegará a celebrarse y de que el paso siguiente para un 29% de ellos será la convocatoria de elecciones, mientras que el 21,1% restante opina que la prohibición de la consulta se acompañará de la suspensión de la autonomía. El pesimismo a corto plazo sobre el futuro del proceso independentista es palpable. 

img_scolome_20170416-190643_imagenes_lv_propias_enquesta_ok-kfNH-U421751405001xBF-992x558@LaVanguardia-Web

Este breve repaso a las últimas encuestas nos permite esbozar unas conclusiones sobre la opinión de los catalanes respecto al futuro de Catalunya:

La primera de ellas es que la gran mayoría de catalanes quieren decidir su futuro. Un gran número de encuestas en los últimos años sitúan alrededor de un 70% el porcentaje de catalanes que quieren que se convoque un referéndum para decidir sobre la independencia de Catalunya. La posibilidad de que Catalunya decida su futuro es una demanda mayoritaria en la sociedad catalana.

Así mismo, la segunda conclusión que podemos extraer de estas encuestas es que se produce un cierto estancamiento de la opción independentista. En tres de las cuatro encuestas el NO ganaría en caso de celebrarse el referéndum. Unas encuestas que, a excepción de la de GAD3, demuestran que cada vez hay menos indecisión sobre el referéndum y que la mayor parte de aquellos que antes no contestaban han pasado a engrosar las filas del NO, ya que el Sí se ha mantenido estable a lo largo de estos últimos meses.

barometro-ceo-1490872301422

Otra de las conclusiones a la que podemos llegar es el rechazo a la vía unilateral pretendida por algunos sectores independentistas. Este análisis descarta que la mayoría de catalanes esté dispuesto a aceptar una desconexión unilateral, una Declaración Unilateral de Independencia o la celebración de un referéndum sin acuerdo con el Estado. (Únicamente la encuesta del CEO afirma lo contrario)

En cuarto lugar, existe una gran diferencia de opiniones entre la ciudadanía catalana y la del conjunto del Estado sobre el proceso independentista. Si algo nos muestran ambas encuestas es que las opciones de encaje que la ciudadanía catalana vería con buenos ojos, no son apoyadas por una mayoría de ciudadanos del Estado. Esta diferencia existente entre ambos demos puede dificultar enormemente cualquier atisbo de negociación influenciando negativamente a los partidos que deben encontrar un compromiso, una salida, a la situación actual. Sin embargo, dicha discrepancia comienza a desvanecerse entre los votantes de Unidos Podemos, el 73,2% de los cuales son favorables a la celebración de un referéndum en Catalunya.

Muy importante también es la quina y última conclusión: tanto GAD3 como Metroscopia, afirman que los catalanes son pesimistas en relación al final del proceso independentista, como mínimo a corto plazo. Un gran número de catalanes considera que el proceso no pasa por uno de sus mejores momentos y no creen que el desenlace de este vaya a ser la independencia de Catalunya. Este estado de ánimo se traslada a las perspectivas electorales de los partidos independentistas que verían peligrar o perder la mayoría parlamentaria de la que disponen actualmente.

La solución a la cuestión catalana no es sencilla. Existen dos bloques electorales con diferentes preferencias a nivel nacional que se mantienen en un empate. De las decisiones que tomen y las acciones que realicen los actores en liza dependerá la evolución de la opinión pública catalana y con ello el resultado del proceso independentista.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.