Dejen de comportarse como idiotas

Las elecciones del 20 de diciembre de 2015 inauguraron un nuevo escenario político que les está costando mucho digerir a los partidos. Los resultados pusieron de manifiesto que no había ningún partido merecedor de la confianza de la mayoría de la ciudadanos y que, por tanto, para formar gobierno, eran necesarios pactos. El PSOE y Ciudadanos lo intentaron y forjaron un acuerdo pero resultó insuficiente. Hacían falta más apoyos que no llegaron porque Podemos se parapetó tras el purismo ideológico y el PP se aferró a la idea de que había ganado las elecciones, cuando en realidad nadie las había ganado y nadie podía aspirar a imponer un criterio mayoritario. Todos debían ceder y solo algunos lo hicieron provocando una situación de bloqueo que acabó desembocando en elecciones anticipadas. Pero el 26 de junio los electores no modificaron sustancialmente sus preferencias, y aunque la lectura que se ha hecho de los resultados de las nuevas ha sido bien distinta a las anteriores, lo cierto es que los partidos siguen teniendo que afrontar exactamente los mismos dilemas.

Primera fuerza más débil

El PP ha vuelto a ser la fuerza más votada y solo por el hecho de haber mejorado sus resultados respecto al  20 de diciembre ha asumido que ha ganado las elecciones y que debe presidir el Gobierno olvidando que es la primera fuerza más débil que ha habido en España, si obviamos la fallida legislatura anterior.  El PSOE ha experimentado un nuevo retroceso y aunque este ha quedado minimizado porque el fantasma del ‘sorpasso’ no se ha materializado, le ha llevado a asumir que su sitio está en la oposición. Unidos Podemos no ha estado a la altura de las proyecciones demoscópicas pero ha mantenido su posición como tercera fuerza política a muy poca distancia de la segunda y parece contentarse contentarse con disputar al PSOE el papel de principal partido de la oposición. Y Ciudadanos aun manteniendo su cuarta posición también ha retrocedido, un retroceso amplificado por efectos del sistema electoral sigue aspirando a un papel protagonista y ha sido el único  partido que se ha movido.

Ha habido cambios en el relato pero en realidad cambio respecto a diciembre ha habido poco. La única fórmula de gobierno posible que incluya solo a dos partidos sigue siendo la gran coalición entre PP y PSOE y cualquier otra alternativa sigue pasando como mínimo por la implicación activa y/o pasiva de al menos tres partidos.

Tirar la toalla

Y pese a que todo sigue abierto muchos partidos parecen haber tirado la toalla. Y si lo han hecho es porque están más preocupados por sí mismos, bien sea por su situación interna, bien sea por sus futuras expectativas electorales, que por la formación de un gobierno que recoja el mandato reiterado de las urnas y que no es otro que la exigencia de pactos. Los electores lo decidieron en diciembre y en junio lo han ratificado: se ha acabado la lógica mayoritaria y se impone la lógica consensual. Pero los partidos no se dan por enterados. Es en este sentido que desde el 20 de diciembre y hasta día de que hoy la mayoría de partidos políticos en España se están comportando como verdaderos idiotas en el sentido más clásico del término, es decir solo se preocupan de sus asuntos particulares y se muestran incapaces de entender los asuntos públicos.

No han entendido que la lógica que funcionaba hasta hace poco se ha acabado. Ya no solo se trata de favorecer la gobernabilidad siendo responsables como rezan muchos. Es algo más. Es reconocer, también, que se impone la lógica consensual, una lógica  que no está de más recordar, resulta mucho más adecuada que la mayoritaria para solucionar conflictos en sistemas políticos como el nuestro en el que existen diversas fracturas  políticas no acumulativas sino entrecruzadas.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.