Cuotaphobia y la severidad con las que están fuera

Pocos defienden ya la discriminación por razón de género en España. A tenor de la reciente encuesta sobre percepciones de la discriminación (estudio CIS nº 3150, de 2016), el 71% de los hombres y el 78% de las mujeres desaprobaban que, a igualdad de formación y experiencia, se contratara antes a un hombre que a una mujer.  Al mismo tiempo, prácticamente la mitad de los españoles cree que el hecho de ser mujer puede acabar perjudicando en el acceso a determinados puestos de trabajo. En términos generales, existe consenso en que persisten prácticas y situaciones discriminatorias para las mujeres, en casi todos los órdenes.

Los españoles de ambos géneros creen que la solución al problema de la discriminación a las mujeres radica, entre otras cosas, en sancionar al que discrimina, y también en la flexibilización de los horarios. No lo tienen tan claro, sin embargo, en relación con las cuotas. En 2010, casi el 40% de los hombres creía que las cuotas electorales “perjudican más que benefician”. En el mismo sentido, menos del 8% de los hombres priorizaba la contratación de  “mujeres en profesiones en las que hay pocas” como medida más efectiva contra la desigualdad de género.

El escepticismo con las cuotas, sin embargo, no es sólo cosa de hombres. Si volvemos a la pregunta sobre si las cuotas perjudican o benefician y repasamos las respuestas de las mujeres para los años 2006, 2007 y 2010 (barómetros CIS de esos años), más del 20% de las mujeres comparte el punto de vista de los hombres, en una tendencia creciente en donde el rechazo a las cuotas ha ganado casi cinco puntos porcentuales en sólo tres años (ver gráfico). Sin perder de vista el altísimo número de indecisas (¿no es extraño que un número tan elevado de mujeres no tenga una opinión sobre esta cuestión?), el porcentaje de mujeres que rechaza esta provocativa afirmación, por el contrario, ha ido descendiendo paulatinamente hasta acercarse a un escaso 35%.  No son muchas las mujeres que perciben el aspecto positivo de las políticas de cuotas.

No podemos abordar ahora las complejas razones que explican este aparente desapego. Alguna relación tiene que haber entre la defensa, tan común en España, de una versión hiperliberal de la igualdad (en donde cualquier diferenciación es vista como un atentado a la justicia) y el rechazo hacia medidas que son vistas, injustificadamente, como defensoras de los particularismos y del éxito fácil.  Probablemente, además, perviven ciertas confusiones entre muchas mujeres (y hombres) en relación con las diferencias entre la paridad, las cuotas y las políticas de discriminación positiva.

No obstante, la cuestión probablemente más interesante en relación con la cuotaphobia es que, en realidad, no todas las mujeres parecen pensar de la misma manera. Las de clase media, o media alta, probablemente ya experimentadas en los sacrificios impuestos para los mujeres que aspiran a desarrollar una carrera profesional autónoma, valoran las cuotas en mucho peor medida que las mujeres más jóvenes y/o que desempeñan puestos de baja cualificación: más del 25% de las mujeres de 35 a 44 años piensan que las cuotas acaban perjudicando, frente al 17% de las mujeres entre 18 a 24 años. Estos datos respaldarían algo que podríamos denominar la severidad con la de afuera: muchas mujeres que están dentro del mercado y que, con mucho esfuerzo y sacrificio personal, empiezan a desplegar carreras profesionales y personales exitosas, parecen sentir una débil inclinación por políticas que, quizás, podrían ayudar a otras mujeres, igual de capaces que ellas, a desarrollar sus proyectos de vida profesional y personal en un entorno, sin embargo, menos hostil y más preparado para promover la igualdad efectiva.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.