¿Cuánto amenazan las posibles coaliciones en Italia el statu quo europeo?

Las elecciones italianas de ayer se revelaron como el último test a la insurgencia del populismo en Europa. Y el populismo, habitualmente, también es euroescéptico. La nueva ley electoral, el rosatellum, no hace más que aumentar las dificultades para formar gobierno, lo que ya parece un rasgo común de este lado del mundo (recientemente, España, Países Bajos, Alemania y República Checa).

La relación de Italia con Europa no pasa por su mejor momento y por eso Bruselas toma con cierta aprensión los resultados de las elecciones en el tercer país más grande de la Unión. La configuración del próximo gobierno italiano tendrá efectos importantes en sus objetivos de profundizar en la integración, específicamente en la propuesta de reforma de la gobernanza de la eurozona impulsada por Merkel y Macron. Además, las demandas de Bruselas de mayor disciplina fiscal y estímulo del crecimiento y la productividad necesitan de un Ejecutivo efectivo y favorable a la integración.

A pesar de que antes de la Gran Recesión, como en otros países del Sur de Europa, la opinión pública italiana aceptaba ampliamente la integración europea y los partidos que se oponían a ella eran minoritarios, la austeridad ha despertado el sentimiento euroescéptico, especialmente por la atribución de responsabilidades de la crisis y de las políticas de ajuste en las que la UE es el actor principal. La ola de euroescepticismo actual ha sido impulsada por el M5S y reforzada por la Lega, que ha transitado en la última década hacia una oposición contundente hacia la integración europea. Desde 2013, varios partidos, también la Forza Italia (FI) de Berlusconi, han jugado con la idea de salir del euro. Sólo el Partito Democratico (PD) tiene una orientación europeísta inequívoca.

La ideología influye en la posición respecto a la integración europea, produciendo diferentes tipos de oposición. Están los  eurocríticos, que apoyan el principio de integración pero rechazan las instituciones o las políticas; los instrumentalistas, que están en contra del principio de integración aunque apoyan las instituciones o las políticas; y los antieuropeos, que rechazan el principio de integración, las instituciones y las políticas europeas. Determinar las preferencias hacia la UE de cada uno de los partidos italianos nos puede ayudar a determinar cuánto amenazan las posibles coaliciones de gobierno el statu quo europeo.

Coalición Partido Democratico y Forza Italia (32,9% de apoyo electoral)

Sería la configuración más estable para la UE, ya que no supondría ningún cambio del statu quo y serían favorables a cooperar con los socios y las instituciones. Aunque de acuerdo con los datos de la encuesta de expertos de Chapel Hill, Forza Italia es eurocrítico (de acuerdo con el principio de integración y ampliar las atribuciones del PE, en contra del espacio Schengen), PD y FI están de acuerdo en los principales temas europeos. Los datos de VoteWhatch.eu sobre grado de acuerdo en las votaciones del Parlamento Europeo muestran que votan juntos hasta en un 74% de las ocasiones, alcanzando tasas mayores de acuerdo en los asuntos más importantes de la política europea como las cuestiones económicas (75%), el comercio internacional (76%) y el Presupuesto de la UE (89%).

Además, ambos partidos apoyaron el controvertido mecanismo para la reubicación de refugiados en Europa, la introducción de la capacidad presupuestaria de la eurozona y la continuación de las negociaciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) entre Estados Unidos y la Unión.

Coalición Forza Italia y Lega (31,9% de apoyo electoral)

Esta coalición sería menos estable que la anterior a ojos de la UE, ya que implicaría cambios en el estado de las cosas en relación a la integración europea. Un Gobierno de FI (eurocrítico) y LN (antieuropeo) aseguraría un tono más agresivo que el actual, especialmente si la Lega es el socio mayoritario, como ha ocurrido. Aunque comparten una orientación de derechas en diversos asuntos, existen choques frecuentes entre los dos líderes en temas clave como las relaciones con la UE, la política económica, el comercio internacional y el mercado interno que amenazarían la supervivencia de esta alianza. Por ejemplo, la Lega se opuso al mecanismo europeo de reubicación de refugiados, mientras que FI lo apoyó. Por este motivo, si se diera esta coalición, se puede augurar una batalla interna por adoptar una posición coherente en asuntos europeos.

Coalición Movimento 5 Stelle, Liberi e Uguali (35,2% del apoyo electoral)

La coalición de izquierdas es la menos probable, pero reforzaría la aversión de Italia hacia las políticas presupuestarias estrictas y el libre comercio, lo que traería consigo una posición de mayor confrontación con Bruselas. En Europa los movimientos anti-establishment tienen una caracterización política más clara, son de derechas o de izquierdas, pero el M5S mezcla elementos propios de la izquierda más asistencial pero también de la derecha, como la posición sobre los inmigrantes. Su primera decisión de entrar en la coalición de Farage (EFDD), para después negociar con Verhofstadt (Alde), sólo añade confusión sobre la posición del partido en asuntos europeos.

En el Parlamento Europeo ha mostrado un perfil bajo en torno a cuestiones importantes como la crisis de los refugiados y las relaciones de Italia con la UE. Normalmente se alinea con la izquierda radical, siendo La Lista de Tsipras (GUE-NGL) con quien más coincide en las votaciones (74%). Tanto la izquierda radical italiana como el M5S han apoyado la introducción del mecanismo de reubicación de refugiados y más inversión en fuentes de energía renovable, y se han opuesto a las negociaciones del Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA, entre la UE y Canadá) y el TTIP.

Esta coalición necesitaría del PD para estabilizarse. El partido de Matteo Renzi en el Parlamento Europeo tiende a estar de acuerdo con la izquierda radical, pero no está claro si su líder está considerando abandonar la alianza socialista europea (S&D) y aliarse con el Movimiento En Marche de Macron.

Coalición Movimento 5 Stelle y Lega Nord (49,9% del apoyo electoral)

Sería la configuración más inestable para la UE, pero la de mayor apoyo electoral. El hecho de que los dos partidos tengan posiciones similares en torno a la integración (ambos son antieuropeos según los datos de Chapel Hill) augura una posición discrepante en torno a la reforma. Son muy críticos con las políticas de la UE y comparten una cierta posición proteccionista común, así como una fuerte oposición a las regulaciones presupuestarias. Basándonos en datos de VoteWatch.eu, el partido más próximo a la Lega de Matteo Salvini es el M5S, con quien coincide en la mitad de las votaciones. Se sitúan frecuentemente en el mismo lado cuando se discute el Presupuesto europeo (63% de acuerdo), la política económica y monetaria (68%) y comercio internacional (60%). Por ejemplo, están en contra del CETA y de las negociaciones del TTIP. Sin embargo, tienen visiones diferentes sobre cómo tiene que ser la UE. El M5S tiene una perspectiva transnacional más fuerte que la LN y es partidario de fortalecer instituciones como el Parlamento Europeo y de las listas transnacionales para sus elecciones. El M5S ha estado reclamando una política energética europea verde, mientras que la LN es muy conservador en términos medioambientales. Además, habría  que ver hasta qué punto un Gobierno del M5S sería desestabilizador, ya que durante la campaña electoral ha suavizado sus propuestas más radicales, como el referéndum sobre la pertenencia de Italia en la UE.

Lo que más preocupa en Bruselas es el auge de fuerzas populistas que culpan al euro de los infortunios económicos del país y que pueden poner en juego la estabilidad presupuestaria europea. Los resultados ponen de manifiesto las dificultades de que se repita un gobierno de gran coalición que deje fuera a los extremistas y sea favorable a la integración. De hecho, lo que parece avecinarse es todo lo contrario: una alianza anti-EU populista, susceptible de cambiar el equilibrio de poder en las instituciones europeas.

Autoría

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.