Brecha ideológica en las propuestas electorales para combatir la pobreza

Las propuestas políticas para combatir las situaciones de vulnerabilidad social más severas forman parte de los elementos de movilización de los partidos políticos en estas elecciones. Y, aunque no sean las que focalicen el epicentro del debate político, no cabe duda de que han irrumpido en la agenda de los partidos y en sus programas electorales con más fuerza que en elecciones anteriores, en respuesta quizás a un electorado más sensibilizado con estos temas ante la magnitud de la desigualdad y la pobreza, acentuada tras la crisis económica.

El aumento del riesgo de pobreza y exclusión constituye un problema de suma importancia para el futuro del país, por mucho que en ocasiones se haya puesto en entredicho en el debate político más reciente. La tasa de riesgo de pobreza, que ya era elevada antes del comienzo de la última crisis, ha crecido de manera notable. Por experiencia de períodos anteriores, si no se toman medidas al respecto, un problema coyuntural, puede transformarse en estructural. Y esto supone un lastre importante para lograr un crecimiento económico sostenido, como han reconocido recientemente incluso organismos como el FMI. .

¿Cuáles son y en qué difieren las propuestas de los partidos políticos  para combatir las situaciones más severas de pobreza y exclusión social? La pobreza y exclusión son la manifestación más extrema de la desigualdad que genera el mercado y que tratan de paliar las políticas sociales. Los partidos ideológicamente ubicados en la derecha, suelen poner el énfasis en el mercado, entendiendo que es el que genera riqueza y, en consecuencia, el bienestar social. Los partidos ideológicamente más próximos a la izquierda, y más concretamente, los socialdemócratas, en cambio, conciben las políticas sociales como la principal garantía de salvaguarda de las desigualdades que genera el mercado. El Estado del Bienestar constituye, en su ideario, el garante de la protección social, de la igualdad de oportunidades y de un crecimiento económico más justo.

Principales propuestas electorales para combatir la pobreza

image1

Fuente. Elaboración propia a partir de los programas electorales.

La concepción más tradicional de las políticas conservadoras contra la pobreza y exclusión social la representa el PP. La principal causa de la pobreza para este partido es el paro, y por ello, su política principal para combatirla es la creación de empleo, concretamente alcanzar, como mínimo, 20 millones de empleos en 2020. Sin entrar a valorar la viabilidad de la propuesta, y centrándonos en su planteamiento como antídoto contra la pobreza, el empleo, per se, es claramente insuficiente. Si bien es un mecanismo de prevención, no exime de caer en ella, como muestran los datos sobre población trabajadora en situación de pobreza (15%, según la última ECV). No se trata sólo de empleo, sino de que éste sea de calidad, y en esto el PP apenas propone medidas, amparándose en su reforma laboral. Reforma que ha tenido pésimos resultados en términos de estabilidad laboral y lucha contra la temporalidad, lo que unido a una política de devaluación salarial y de debilitamiento de la protección por desempleo, ha llevado a España a las cotas de desigualdad  más elevados del ámbito europeo.

Al margen del empleo, las medidas que propone el PP para combatir la pobreza no van más allá de la puesta en marcha un nuevo Plan Nacional de Inclusión Social 2016-2020, la armonización de los sistemas de servicios sociales o la adaptación de las políticas de empleo a la población vulnerable entre otras, que, aunque podrían ser relevantes, están inmersas en una enorme vaguedad y refrendadas por una política contra la pobreza y exclusión que en estos últimos años ha sido más que ineficiente. Se echa en falta una propuesta más decidida contra la pobreza y propuestas más sólidas y argumentadas.

Ciudadanos incide nuevamente en el empleo como principal eje vertebrador de su política contra la pobreza, si bien introduce elementos novedosos respecto al PP. En primer lugar, pone el énfasis en la creación de empleo, pero estable, aunque propone para ello una medida (contrato único) que no deja de ser controvertida y cuestionada desde muchos ámbitos y que además, no desarrolla con suficiente detalle en su programa electoral. Ello se acompaña con la propuesta de creación de un complemento salarial anual garantizado (CSAG) para los trabajadores con ingresos bajos (por debajo de una cuantía que no especifica) y cuyos tramos y niveles de renta máximo se fijarán en función de la situación familiar. Para los trabajadores desempleados establece un seguro de desempleo individual, que, junto con la contribución pública garantizarán “una protección más elevada que la actual”, sin especificarla suficientemente. Y para el paro de larga duración propone un plan de choque, basado en la formación y en la orientación individualizada.

¿Qué sucede con los desempleados y con la población con mayores dificultades de empleabilidad? Ciudadanos propone una protección por desempleo con planteamientos muy vagos y como principal medida de activación, basada en la formación y orientación. Se sustenta, pues, con medidas bastante genéricas pero, aun suponiendo que funcionaran, llevarían un tiempo. Y, entre tanto, ¿qué pasa con la población sin ningún tipo de prestación y con hijos a cargo?

Para las situaciones de vulnerabilidad más severa, Ciudadanos ha sabido recoger algunas de las cuestiones que más eco han tenido, como la pobreza energética, para la que propone un plan de choque que impida que se realicen cortes energéticos en la estación fría en hogares en situación de exclusión social, o una política de vivienda que proteja a las familias con hijos, en especial a las monoparentales o con personas con discapacidad. Con todo, la protección de la población más vulnerable no está bien resuelta, sustentada en aspectos muy  puntuales y bajo la creencia de que el empleo lo resolverá todo.

El PSOE, partido impulsor del desarrollo del Estado de Bienestar de nuestro país, deja patente su preocupación por la pobreza, proponiéndose como meta una reducción de sus niveles y la erradicación población infantil severa, que afecta a 856 mil menores, lo que añade un elemento interesante de “prevención”, teniendo en cuenta las consecuencias en el largo plazo de padecer situaciones de necesidad en edades tempranas. En relación a las políticas que propone, también apuntan a la necesidad de mejorar el empleo, aunque con pocas novedades, limitándose a proponer derogar la reforma laboral del PP. El énfasis para estas elecciones lo centra en garantizar el bienestar social, fundamentalmente vía ingresos mínimos, de la población en situación de mayor vulnerabilidad, y con hijos a cargo.

En este sentido, el PSOE propone aumentar el SMI hasta el 60% del salario medio neto, así como medidas para mejorar la protección por desempleo, modificando la regulación del subsidio por desempleo para dar cobertura a todas aquellas personas en situación de desempleo que tengan responsabilidades familiares. Asimismo, propone el Ingreso mínimo vital a los hogares sin ingresos, que se incrementaría de forma escalonada, en función de las rentas familiares y del  número de  hijos a cargo. Cabe destacar su propuesta de garantizar un suministro vital mínimo, y protección de los hogares con menores ingresos e hijos a cargo frente a los desahucios, tratando de garantizar que en ningún caso se pueda producir sin antes garantizar su realojo.

Podemos también pone el énfasis de su programa en combatir la pobreza y erradicar la pobreza infantil. Con todo, este partido, del que cabría esperar propuestas más innovadoras en este terreno, apenas hace planteamientos muy alejados del PSOE y, en ocasiones, en términos bastante más vagos y genéricos.

En el ámbito del empleo, se limita a proponer derogar la reforma laboral del PP, y la última que aprobó el PSOE, sin alternativas claras a la mismas. Su apuesta más fuerte es la garantía de ingresos mínimos de la población en situación de mayor vulnerabilidad. Hay que reconocer que en este terreno, fue el pionero, sacándolo al debate público, aunque de una forma más bien ambigua. En su programa electoral lo ha matizado, aunque no parece que haya despejado todas las dudas. Así,  junto al aumento del SMI hasta el  60% del salario medio neto, Podemos propone dos vías alternativas de rentas a las familias socialmente más vulnerables: la Renta garantizada y la Renta complementaria. La primera, de 600€/mes, se dirigiría a los hogares en situación de pobreza monetariay su cuantía se aumentaría progresivamente por cada miembro del hogar hasta un máximo de 1.290€/mes. La segunda, se dirigiría a los trabajadores de baja remuneración (ingresos reconocidos <250€) hasta alcanzar el ingreso mínimo de 900€. Podemos, sin embargo, no deja muy claro las incompatibilidades que pueda  haber entre ambos tipos de rentas, dando lugar a cierta ambigüedad al respecto. También propone medidas para mejorar la protección por desempleo, aunque en este aspecto, nuevamente en términos bastante generales, limitándose a proponer el desarrollo de un seguro de desempleo de ámbito europeo que complemente los sistemas nacionales.

Cabe destacar, aunque al igual que el PSOE, su apuesta por garantizar el acceso a un suministro mínimo vital y la protección de las familias ante los desahucios, en especial aquéllas con menores a su cargo. Tamibén anuncia medidas complementarias para atender situaciones de urgencia social que, sin embargo, no especifica.

Estas políticas quizás sean de las que mejor reflejen las diferencias ideológicas de los diferentes partidos. Porque, en efecto, las diferencias entre unos y otros son importantes, y se circunscriben a la concepción que tradicionalmente han mantenido la derecha y la izquierda en este terreno. Resulta llamativo que ninguno haya incorporado entre sus propuestas un Pacto de Estado contra la pobreza, con todo lo deseable, necesario y conveniente que sería para lograr el desarrollo económico y social de este país. Pacto que, sin embargo, sí se han planteado en otros ámbitos tanto o más ideologizados, como la educación o la sanidad.

Autoría

5 Comentarios

  1. Sergio
    Sergio 12-17-2015

    Muy buen artículo. Lo recomiendo.

  2. Paco Carazo
    Paco Carazo 12-17-2015

    Buen trabajo, gracias Emma, tienes algún trabajo similar sobre las politicas que se están desarrollando en las CCAA y algunas de nuestras grandes ciudades ? es mucho pedir.. verdad? Te animo, si quieres, a consultar el blog del OEISM – Observatorio de la Exclusión y de los Procesos de Inclusión en la Comunidad de Madrid- Un abrazo ¡¡ Paco Carazo

  3. Melina
    Melina 12-17-2015

    Muy interesante. Una comparativa exhaustiva y objetiva acerca de cómo aborda cada partido político con posibilidad de gobierno uno de los problemas mas acuciantes que deberán abordar en la próxima legislatura, la pobreza.
    De obligada lectura.

  4. JAL
    JAL 12-17-2015

    Muy interesante el artículo, y la reflexión final sobre la necesidad de un pacto de estado contra la pobreza.

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.