En Alemania, alta traición; en España, rebelión

Puigdemont ha sido detenido en Alemania. No es momento de juzgar lo ocurrido desde el plano de la política o de las estrategias, sino desde la única perspectiva que va a tener relevancia a partir de este momento: la judicial, o dicho de otro modo, la que debiera ser y será a la postre estrictamente jurídica.

El magistrado Llarena emite una euroorden en la que solicita la entrega de Puigdemont por los delitos -al menos- de rebelión y malversación. La euroorden la recibe el Oberlandesgericht de Schleswig o, lo que es lo mismo, el tribunal superior del estado federado en el que ha sido detenido el ex president de la Generalitat. Dicho tribunal se pronunciará sobre la entrega del reo en el plazo máximo de 60 días, aunque la entrega efectiva puede alargarse por diversos motivos hasta aproximadamente un año en el más lento de los supuestos, aunque no es lo más frecuente.

Como consecuencia de la mutua confianza entre jueces europeos, la euroorden permite la entrega inmediata del reo y sin apenas reflexión por parte del juez del país en el que se encuentra la persona, pero solamente por una lista muy delimitada de delitos entre los que no está la rebelión, y muy dudosamente podría encuadrarse la malversación, aunque no sería imposible.

En todo caso, ciñéndonos a la rebelión, al no estar en la lista citada el juez sí que debe hacer un análisis de los hechos de los que se acusa al reo, en averiguación de si son constitutivos de algún delito. En el caso de Alemania, los preceptos del Código Penal a analizar son el 81 (alta traición) y el 105 (coacción contra los órganos constitucionales). El primero describe una conducta análoga al delito de rebelión en España. El segundo se refiere a forzar a los órganos constitucionales a que no desempeñen sus funciones o para que lo hagan en un sentido determinado. Ambos delitos están castigados con graves penas, aunque en la práctica algo más suaves que las españolas.

Lo que une a ambos delitos es que para realizar la conducta reseñada debe concurrir violencia o amenaza de violencia. Pero como se ha encargado de recordar la jurisprudencia, no es suficiente una violencia cualquiera, sino solamente aquella que pudiera provocar gravísimos daños generales, es decir, medios de violencia masiva que realmente pudieran condicionar la voluntad de las autoridades tanto desde un punto de vista físico contra personas o -más difícilmente- cosas (vis absoluta), como en sentido intimidatorio, es decir, la señalada amenaza de violencia (vis compulsiva). A tal efecto, siempre según la jurisprudencia alemana, puede servir incluso una huelga general masiva, pero siempre y cuando perjudique de forma relevante a la generalidad y suponga un despliegue de fuerza, como sucedería con cortes drásticos en los suministros esenciales.

Por tanto, una simple huelga o la dejación de prestar un servicio básico no reúne los requisitos para cubrir la exigencia de violencia según la ley alemana; tampoco las manifestaciones masivas celebradas sin ninguna clase de incidente; ni las movilizaciones que se saldaran con escasos o escasísimos incidentes. Y la posibilidad de que estos incidentes se produjeran o generalizaran tampoco cubriría el concepto de violencia, salvo que se hubiera amenazado directamente con los mismos.

Lo anterior no significa, en absoluto, que Puigdemont no vaya a ser entregado por los jueces alemanes. No se puede descartar la posibilidad de que interpreten el concepto de violencia de manera similar a como lo ha hecho el magistrado Llarena. De hecho, ese concepto ha sufrido reiteradas -y muy polémicas- ampliaciones de su ámbito en Alemania en los últimos 40 años, y no puede despreciarse la posibilidad de que los jueces germanos se vean influidos -igual que, a mi juicio, el magistrado Llarena- por una sensación interna de amenaza inminente a la integridad del Estado, valor tan esencial en Alemania que hasta está incluido en la letra de su himno. Y por ello, no es descartable que esos jueces vean violencia donde -en mi opinión y la de tantos otros- no la hubo jamás. Por cierto, sería muy contraproducente a todos los efectos si esa violencia se produjera a partir de ahora.

El Derecho no es una operación matemática, sino que se ve influido por las ideologías y las emociones, y es inevitable que así sea porque lo aplican seres humanos. Lo único inadmisible es que esa ideología o estado emocional puedan convertirse en la única guía de un jurista.

Autoría

9 Comentarios

  1. Pepe
    Pepe 03-26-2018

    Sin intencion de enmendarle la plana Sr. Nieva-Fenoll, ya que soy lego en materia judicial, si quisiera dejarle un considerando para su reflexion.
    Según el articulo 472 del CP
    Son reos de rebelion los que se alzaren violenta y públicamente para cualquiera de los fines siguientes:
    5.º Declarar la independencia de una parte del territorio nacional.

    Es cierto que habla de alzarse violentamente con lo cual habria que definir que se entiende por violencia, pero desde mi humilde punto de vista la violencia puede ser fisica, verbal, no tiene porque ser unicamente violencia con armas.
    En el articulo siguiente art. 473 nos enuncia en su segundo apartado:
    2. Si se han esgrimido armas, o si ha habido combate entre la fuerza de su mando y los sectores leales a la autoridad legítima, o la rebelión hubiese causado estragos en propiedades de titularidad pública o privada, ….
    Desde el momento en que aqui se habla de armas, implica que el alzarse con violencia del art. 472 no las prevee.

    Hemos visto violencia fisica contra las fuerzas de orden publico
    Hemos visto violencia verbal
    Hemos visto como se causaban estragos en bienes de titularidad publica.

    Alguno no consideraran a esto violencia, perosnalmente yo me inclino porque si lo es.

    • Godofredo
      Godofredo 03-26-2018

      Más claro,el agua.

    • Gloria
      Gloria 03-26-2018

      Muy de acuerdo con vd. no hace falta que se peguen tiros para que haya violencia. Los Jordis capitaneando un ejército civil sitiando la Consellería de Economía, subidos en las furgonetas destrozadas, arengándoles, e impidiendo que el cortejo judicial saliera por la puerta fue violencia. También el impedir a la Policía entrar en los colegios electorales, o asediarles en los hoteles. Y violencia es la actuación de ayer en distintos puntos de Cataluña.

  2. Armando Medrano
    Armando Medrano 03-26-2018

    Señor Nieva-Fenoll, estoy muy de acuerdo con usted – Lo único inadmisible es que esa ideología o estado emocional puedan convertirse en la única guía de un jurista –
    Desde mi punto de vista sí que hubo violencia.
    Le remito al muy sabio refranero español – Consejos vendo, para mi no tengo.

  3. Fernando
    Fernando 03-26-2018

    Totalmente de acuerdo.

  4. Sergio Lopez Canales
    Sergio Lopez Canales 03-26-2018

    Y digo yo, ¿quien argumenta que no es violencia es siempre el que sostiene el garrote? porque yo que soy catalán sí he visto violencia. Y la sigo viendo. ¿Y quien ha incitado a esa violencia?
    ¿No es violencia intimidar a las fuerzas de la ley? ¿No es violencia impedir que cargos públicos puedan abandonar su puesto de trabajo? ¿No es violencia la intimidación? ¿No es violencia que una minoría quiera arrebatarnos las instituciones a una mayoría no independentista? Si esta no es una situación violenta instigada por este señor y sus secuaces, me temo que a partir de ahora, los que no comulgamos con estos señores no vamos a tener donde escondernos.

  5. mguel
    mguel 03-26-2018

    artculo 81. Alta traición contra la Federación

    (1) Quien intente con violencia o por medio de amenaza con violencia,

    1. perjudicar la existencia de la República Federal de Alemania

    2. cambiar el orden constitucional que se basa en la Constitución de la República Federal de Alemania, será castigado con pena privativa de la libertad de por vida o con pena privativa de la libertad no inferior a 10 años.

    (2) En casos menos graves la pena privativa de la libertad es de un año hasta 10 años.

  6. Gloria
    Gloria 03-26-2018

    Sr. Puigdemont menuda revolución ha propiciado vd. en Cataluña, la está destrozando, la revolución de las sonrisas ¡menudo camelo¡ no soltaban sonrisas ayer sus partidarios, más bien su ejército civil de antisistemas, okupas y demás lumpen embistiendo contra los propios mossos. Afortunadamente en Alemania le han calado y saben que vd. ha cometido, según ellos, un delito de alta traición, y está durmiendo en chirona y probando la enorme diferencia que hay entre las cárceles españolas y las alemanas. A ver si se dan cuenta vd. de su absoluto disparate pretendiendo romper España, pero ya es tarde para arrepentirse, le espera un futuro penal muy complicado, pero se lo ha buscado.

  7. Violant
    Violant 03-26-2018

    La violencia existió. Y ya que el Sr. Nieva-Fenoll hace referencia a las emociones, muchos catalanes nos hemos sentido intimidados, despreciados, ignorados, menospreciados, insultados…..Hay mucha más violencia en todo esto que destrozar un coche o dar dos porrazos.

Dejar un comentario

X

Uso de cookies

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.